INSEGURIDAD EN LA CARCEL

Los internos del penal tenían armas blancas, dicen testigos

Claudio Ramón Alejandro Torres fue imputado por el homicidio de Daniel Eduardo Puca, a quien lesionó durante una gresca en el Pabellón A de la Unidad Carcelaria 1 con una punta carcelaria.

NDS |

El detenido se abstuvo de declarar frente al fiscal.

No declaró y todos los testigos señalan que ambos tenían armas blancas al momento del enfrentamiento.

La Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, investiga el homicidio de Daniel Eduardo Puca de 31 años, ocurrido el lunes en la segunda planta del Pabellón A de la Unidad Carcelaria 1.

Por el hecho, fue imputado Claudio Ramón Alejandro Torres de 37 años por el delito de homicidio simple. Durante la audiencia de imputación realizada ayer, el acusado estuvo asistido por un defensor oficial y decidió no prestar declaración.

Entre las medidas dispuestas por el fiscal, se inició la recepción de testimonios en la causa. Entre los declarantes, hubo una coincidencia respecto a que al momento de la gresca, se pudo apreciar que ambos reclusos tenían puntas carcelarias en sus manos.

El fiscal espera el resultado de estudios y diligencias solicitadas, tales como análisis de cámaras de seguridad, para tratar de determinar el motivo del incidente entre los dos reclusos.

El interno del pabellón “A” segunda planta de la Unidad Carcelaria 1 falleció cuando era trasladado al hospital San Bernardo, producto de una lesión de arma blanca que recibió en la zona abdominal aparentemente durante una gresca.

Más de Judiciales
Dos hombre, el ex esposo de la víctima y su sobrino, pergeñaban despojar a la mujer de un terreno.

VIOLENCIA FAMILIAR

Sobrino violento debe retirarse del hogar y compensar económicamente a su tía

Por intervención de la Defensoría Oficial para Víctimas de Violencia Familiar y de Género Nº2, un hombre violento al que le habían levantado la exclusión del hogar se le volvió a imponer la orden y debe compensar económicamente a su víctima, una tía política. El hombre fue acusado, además, de temeridad y malicia.