Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

OPINA EL ABOGADO PEDRO ARANCIBIA

"El aislamiento aumenta la violencia de género"

El confinamiento doméstico como factor que reduce posibilidades de contagio pero que aumenta la violencia de género.

NDS |

"Por lo que la crisis global, en definitiva nos obliga a replantear crisis locales que son de urgente tratamiento", dice el abogado Pedro Arancibia.
"Por lo que la crisis global, en definitiva nos obliga a replantear crisis locales que son de urgente tratamiento", dice el abogado Pedro Arancibia.

Frente a las circunstancias actuales, por las que globalmente afrontamos la mitigación de las consecuencias del COVID-19, una de las medidas más eficaces a tales fines, es el confinamiento doméstico para lograr el distanciamiento social y evitar con ello la propagación de la epidemia.

Sin lugar a dudas, que ello implica entre otras cuestiones, la restricción a ciertos derechos o libertades individuales que se gozan en épocas denominadas de normalidad, dependiendo por supuesto de las sociedades y la conflictividad que estemos analizando. El mundo es global y diverso así como también sus realidades y concepciones de libertades.

Pero retornando a la problemática local no podemos ser ajenos a que lo que es sin dudas unas de las medidas más efectivas para contener la propagación del virus, sea al mismo tiempo un factor que eleva otro riesgo a nivel personal de un grupo vulnerable: las mujeres que sufren violencia de género.

La circunstancia de riesgo, no sólo es previsible por cuanto agresor y víctima estarían obligados a la convivencia permanente y por tanto aumentar las ocasiones de un trato violento, sino porque en tal permanencia se profundiza el nivel de agresión. Es decir, aumenta la recurrencia de la violencia de género en sus diferentes tipologías y así mismo el ambiente hostil se intensifica. Al mismo tiempo los escapes o neutralizaciones de eventos violentos se reducen por no contar con auxilios personales disponibles.

Ante ello, en ésta obligada adaptaciones a las rutinas cotidianas, de normalidad, entre las que se encuentran también situaciones de violencia habituales, es importante advertir la necesidad de intervención y soporte eficaz para las víctimas y potenciales víctimas de violencia de género.

Debemos anticipar una previsible escalada de violencia doméstica y de género, en las que la restricción ambulatoria; la crisis económica; las ansiedades y angustias colectivas introducen una levadura o fermento muy peligroso.

Si bien se comienzan a pensar y replicar medidas que se han adoptado en otros países, más allá de flexibilizar la circulación de las víctimas y ampliar sus canales de denuncias telefónicas o digitales, ello aparece bastante estrecho en cuanto a las posibilidades de una salida de su realidad. Y en ese sentido, éste tipo de contingencias epidémicas lo que hace es remarcar las enormes deficiencias que tiene el Estado para abordar y dar solución eficaz a la violencia de género.

Ello nos interpela a la necesidad de optimizar la utilización de las tecnologías, ponerla de manera urgente al servicio de la comunidad y revisar el funcionamiento “normal” de los procedimientos y dispositivos de prevención y asistencia en casos de violencia de género.

Todo ello, ante el evidente cambio de las circunstancia. Visto con optimismo, como una oportunidad, ello nos obliga a todos y todas, aunque principalmente al Estado a repensar y elaborar acciones estratégicas para prevenir la violencia de género en época de una pandemia, pero también reconociendo que se viene fracasando en el abordaje de la problemática a nivel local y que no sólo no se han podido reducir los niveles de violencia sino que lamentablemente se encuentran en un exponencial aumento de “casos” de violencia de género.

Por lo que la crisis global, en definitiva nos obliga a replantear crisis locales que son de urgente tratamiento.

  • Pedro Arancibia, abogado, para Nuevo Diario.
Más de Te puede interesar
El barco no tuvo contacto con otras personas durante 28 días después de su partida. Aún así hubo contagios de "asintomáticos".

LOS ASINTOMÁTICOS DEL COVID-19

La “infección silenciosa” puede ser más alta de lo que se piensa

Un barco que partió de Ushuaia (Argentina) para hacer un crucero por la Antártida a mediados de marzo se convirtió en un laboratorio para estudiar el coronavirus de los pasajeros que dieron positivo en los test. El 81% no presentó síntomas.

Alentarán la programación conjunta de actividades turísticas en la ciudad de Salta, entre el sector público y privado.

ACCIONES CON EL SECTOR PRIVADO

Forman un comité para reactivar el turismo en la capital

El Ente de Turismo informó que se conformará el Comité para la Reactivación del Turismo en la ciudad. Estará integrado por miembros del sector público y privado. Será un órgano consultivo para elaborar proyectos y propuestas, brindando asesoramiento en el proceso de reactivación del sector.

Un relevamiento busca ampliar la red de contención, asistencia y prevención contra la violencia machista y de género.

HARÁN UN MAPEO DE ORGANIZACIONES

Buscan potenciar la red contra la violencia de género en Salta

El Observatorio de Violencia contra las Mujeres junto a la Secretaría de Derechos Humanos, lanzaron una convocatoria para relevar organizaciones y potenciar la red de quienes abordan la violencia de género en la provincia de Salta.