Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

"BASTA DE MENTIRAS"

Víctimas de abusos eclesiásticos fueron críticos con el arzobispado

Luego del comunicado del Arzobispado de Salta, pidiendo perdón a las víctimas de abusos eclesiásticos con la firma de monseñor Mario Cargniello, los denunciantes de abusos lo rechazaron e hicieron pública su incredulidad en relación al protocolo que incluye el acompañamiento a los denunciantes.

NDS |

“Basta de mentiras, pongan lo que hay que poner y acompañen de verdad a las víctimas", dijeron víctimas de abuso sexual de curas locales.

El domumendo de la Iglesia loca, titulado "Las victimas son primero" surgido del seno del Arzobispado fue rechazado frente a la prensa. Señalan que fueron muchos los integrantes del Instituto Religioso Discípulos Hermanos de Jesús de San Juan Bautista, que dirigía el sacerdote Agustín Rosa Torino, que pidieron ayuda y que nunca se les brindó apoyo, pidiendo que se les quite el estado sacerdotal a los denunciados.

Así dos de ellos V.Z y J.F, que denunciaron abusos de Rosa Torino señalan que “gracias a los medios de comunicación, que muchas veces son criticados, siguen siendo el medio por el que podemos gritar estas injusticias frente al abandono de las autoridades eclesiales y estatales”.

Cabe hacer un recordatorio que los ex integrantes del instituto denunciaron por delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual simple”, en ambos casos agravado por ser ministro de culto reconocido.

La fiscal, María Luján Sodero, al elevar la requisitoria para que llegue a juicio acompañó las pericias psicológicas y las más de 50 testimoniales, donde señalaba que “la acusación” que lleva adelante en contra del sacerdote “halla fundamento en que el imputado, aprovechando la cercanía, la confianza, el respecto y la obediencia que le era debida, habría desplegado actos de contenido sexual en el cuerpo de los denunciantes”.

Sin embargo, nada de esto se tuvo en cuenta al momento de revocar ese pedido de juicio, el mismo juez de Impugnaciones, Adolfo Figueroa, que dio por prescriptos los abusos del cura José Carlos Aguilera (resolución que está apelada por el fiscal de Impugnaciones Rodolfo Villalba Ovejero).

Por todo esto los denunciantes de Rosa Torino, sostienen que “el arzobispo Mario Cargniello, sacó una carta pública pidiendo disculpas a las víctimas, pero se olvidó de contar que desde que el asumió su cargo, se acercaron miembros de ese instituto-Discípulos Hermanos de Jesús de San Juan Bautista- a pedirle ayuda y nunca los ayudo”.

“Basta de mentiras, pongan lo que hay que poner y acompañen de verdad a las víctimas, lo mínimo que podrían hacer es reducir a estos sacerdotes al estado laical, porque esa condición tristemente les sigue dando poder sobre la gente e impide que acerquen toda la información a la justicia”.

Finalmente, los denunciantes tienen palabras de aliento para los buenos sacerdotes, “basta de mentiras y encubrimiento, no dejando de reconocer que hay buenos y grandes sacerdotes, pero esos no tienen nada que ver con estos. Injusticia total, todo esto”.

Las pericias psicológicas del sacerdote no lo dejan muy bien plantado, según el fundamento de Sodero, que sostuvo “los resultados de estos estudios fueron determinantes en cuanto al padecimiento de las víctimas, como así también respecto al perfil del acusado.

Dijo que los mismos “dan cuenta de la existencia de graves secuelas en la psiquis de los denunciantes, lo que permite inferir que se ha afectado su integridad psicofísica y sexual”.

En la requisitoria revocada, se agregaba el testimonio de un sacerdote de Buenos Aires que había estado en contacto con muchos integrantes del Instituto religioso.

Más de Judiciales