EN SANTA VICTORIA ESTE

Comunidad originaria cortó la ruta por el desalojo de una mujer

Con un corte de la ruta provincial 54 reclamaron una respuesta institucional a una denuncia por usurpación que hicieron hace 90 días en contra de una mujer integrante de otra comunidad también originaria, Padre Coll 2.

María Menéndez y Raúl Menéndez. (Foto Brian Salazar).

La medida de reclamo fue tomada ayer por miembros de la Comunidad Padre Coll Nueva, en la zona de Santa María, jurisdicción de Santa Victoria Este. 

Así lo informó la secretaria de la comunidad "Padre Coll Nueva", María Menéndez, quien indicó que la persona cuyo desalojo reclaman está ocupando una casa que en realidad pertenece a esta Comunidad y que en 2007 le había sido prestada a una mujer criolla, para ayudarla tras el desborde del río Pilcomayo.

Pero ahora esta mujer fue reubicada en el lote 14 (dado que hay casos en que los habitantes criollos deben relocalizarse, en el marco de la regularización de la propiedad en los ex fiscales 55 y 14) pero antes de irse vendió la vivienda a Lidia Albarracín, a quien ahora se pretende desalojar. Según informó FM Máxima, esta mujer no tiene donde residir. 

Sin embargo, Menéndez aseguró que la Comunidad Padre Coll 2 también tiene viviendas y consideró que debería ocupar una de ellas y liberar la que ocupa actualmente. Dijo que  quieren utilizar esta casa “para el bienestar de la comunidad”. “Hemos hablado (con Albarracín), ella no se quiere ir”, contó. 

Agregó que “hace 90 días” hicieron la denuncia en el Destacamento policial y no tienen respuesta todavía. 
Menéndez sostuvo que la protesta se hace también en reclamo de la creación de una escuela en su comunidad, dado que la más cercana queda a 2 kilómetros y es difícil para los chicos concurrir a ella porque deben transitar por la ruta, sin ninguna protección. 

Más de Provinciales
La terminal de ómnibus, inaugurada el viernes último.

AVASALLAMIENTO DE DERECHOS

Comunidad denuncia que no fue consultada por una obra en Iruya

Por la construcción de la Terminal de Ómnibus en Iruya, la Comunidad indígena del pueblo kolla Finca El Potrero denunció que el municipio y la provincia de Salta hicieron la obra dentro de su territorio comunitario sin realizar la consulta libre, previa e informada, ni pedir el consentimiento, tal como lo prevén la Constitución Nacional y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).