Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

ACTIVIDAD ILEGAL EN ROSARIO DE LERMA

Un policía estaría involucrado en la organización de peleas de gallos

El fiscal penal de Rosario de Lerma, Federico Jovanovics, investiga un evento clandestino de peleas de gallos de riña, ocurrido el pasado domingo 28 de junio en una finca ubicada sobre la ruta provincial 36. Uno de los organizadores sería un efectivo policial.

La actividad ilegal se desarrollaba en una finca de Rosario de Lerma, involucra a efectivos policiales.
La actividad ilegal se desarrollaba en una finca de Rosario de Lerma, involucra a efectivos policiales.

El fiscal Jovanovics tomó intervención tras las actuaciones realizadas por personal de la Policía Rural y Ambiental, de peleas de gallos de riña llamado “Campeonato Provincial Del Norte”.

Los policías llegaron a las 13.45 al lugar que estaba oculto entre pastizales, donde pudieron observar varios vehículos estacionados al costado del camino, cerca de una estructura tipo quincho compuesta por postes de madera y plástico negro de 15 x 4 metros, aproximadamente.

Encontraron en el interior una gran cantidad personas, en su mayoría hombres, que al notar la llegada de la policía corrieron en distintas direcciones, muchos con un gallo entre sus brazos.

Durante la inspección ocular, los efectivos encontraron cuatro bases metálicas con paredes de lona utilizados como “rings”, tachos con agua y esponjas para humedecer a las aves, cuatro punteras que se colocan en las patas a los gallos para pelear, una bolsa con medicamentos vitamínicos que son inyectados a las aves para ponerlos más violentos, dos escritos denominados “Reglamento Salteño de Riña de Gallo 2019”, una balanza para determinar las categorías, 25 gallos de riña y dos gallinas, escritos con tiza sobre una madera, sillas de plástico, y mesas de madera, entre otros elementos.

Fue realizada la identificación simple de 38 personas, incluyendo a algunas que escaparon y que luego volvieron por sus vehículos, algunos con gallos enfundados o en japoneras, por lo que se labró las respectivas actas de secuestro.

En su mayoría, los demorados adujeron que concurrieron al lugar por una invitación a través de la aplicación Whatsapp y la red social Facebook, sin aportar quién sería el organizador del evento e indicaron que cuando ingresaron, una mujer les cobró $ 250 por persona. También manifestaron que en el lugar vendían gaseosas, bebidas alcohólicas, empanadas y asado.

De distintas declaraciones se desprende que durante el desarrollo del evento, dos hombres vestidos de civil que se identificaron como personal policial les manifestaron “que debían estar tranquilos, porque todo estaba debidamente autorizado”.

El fiscal Federico Jovanovics ordenó diligencias tendientes a dar con los organizadores.

Las riñas de gallos están prohibidas en Argentina desde 1954, a partir de la sanción de la ley 14.346; la regulación se extiende para cualquier enfrentamiento entre animales, ya sea públicos o privados. Aún así en algunas provincias, como Santiago del Estero, Tucumán y San Luis, se realizan periódicamente. 

Más de Seguridad
La sospecha de contagios por contacto estrecho se cierne sobre el Departamento de Criminalística y Técnica de la Policía de Güemes.

TRASLADO DE UN MUERTO SIN MEDIDAS

Alarma en Güemes por fallas en el protocolo COVID-19

Policías comisionados la semana pasada para trasladar a un hombre que había muerto, de su vivienda al hospital de General Güemes para la autopsia, estaba contagiado coronavirus, lo que generó alarma y recién ayer activaron el protocolo sanitario y regreso a la fase 1 de la cuarentena.

La policía junto a inspectores comerciales municipales detectaron en toda la provincia 1.572 infracciones en 29 días.

INCUMPLIMIENTO DEL PROTOCOLO

Hubo 1.572 infracciones a comercios en los últimos 29 días

En 29 días que rige el distanciamiento social se hicieron 1.572 infracciones a comercios de distintos rubro. La mayoría por incumplir distancias, violación al horario de funcionamiento, uso de tapa boca y falta de medidas de bioseguridad de protocolo COVID-19.