Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]
Andrés Gauffín
Columnista invitado

UNA CÍNICA EXCULPACIÓN

Video terrorismo

Uno de los últimos hombres que opina en la pantalla se mofa de los jóvenes argentinos que todavía hablan de conquistas sociales, y señala como modelos a los de otros países que, en cambio, piensan en la robótica. Algo tiene de cierto: los robots no protestan, se limitan a funcionar.

Por Andrés Gauffín para NDS |

Un documental pretende difundir la misma versión de la historia que la que sostuvieron los militares golpistas de 1976.

Hecho en Salta, el video “Será Venganza” no es precisamente una producción de la que los salteños puedan enorgullecerse.  Más bien todo lo contrario.

No más comienza, la larga perorata de un general sobre la guerra fría y sus derivaciones en el cono sur en forma de guerra caliente avala la doctrina de los militares golpistas y represores: en la Argentina de los setenta hubo una guerra, reflejo de aquella. Los generales mandaron matar, secuestrar y  torturar  y apropiarse  de niños, pero es que estaban haciendo la guerra.

Contra lo que podría parecer, el video del Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos de Salta no se propone defender los derechos de algunos ancianos que cumplen sus condenas en cárceles comunes:  pretende difundir la misma versión de la historia que la que sostuvieron los militares que usurparon y acapararon el poder en marzo de 1976.

Alguna argumentación produce dolor de estómago. “Las Fuerzas Armadas fueron a esa guerra con el impulso de defender su bandera y el enemigo les impuso la modalidad del combate, el terrorismo”, afirma sin ruborizarse el general Heriberto Auel

No podría escucharse mayor justificación del terrorismo de Estado, ni más cínica exculpación. Hubo un Estado terrorista, reconoce Auel, pero fue culpa de otros terroristas. Ya no es obediencia debida, es terrorismo debido.

Pero ¿a qué viene este video ahora? Comprensiblemente podría responderse que el Centro de Estudios prepara el terreno para erigir en breve monumentos a Videla, Massera y Agosti,  tal vez a Astiz, los jefes que condujeron victoriosamente la guerra caliente y aniquilaron, con métodos terroristas claro,  a la subversión apátrida.

La respuesta podría ser peor: el video no es para nada una memoria apolítica del pasado como pretende hacerse pasar; es una  predicción del futuro. La preparación ideológica de un Estado terrorista por venir.  Atención entonces: un par de bombas, algún secuestro, comienzan a dar licencia terrorista a los integrantes de las fuerzas de seguridad.

Quienes se rasgaron las vestiduras por la prohibición del video en la Feria del Libro, entre ellos por supuesto el diario La Nación y algunos egregios periodistas de nuestro medio, merecen atención aparte.

Llamaron censura a la decisión de la Feria, sin advertir –o lo peor, a pesar de advertirlo- que las argumentaciones del video justificaban el secuestro, la tortura, la desaparición de decenas de periodistas – daños colaterales de la guerra terrorista- o la censura directa sobre diarios, radios y canales de televisión durante la dictadura.

¿De qué, digo, habría que alarmarse?

  • Andrés Gauffin
  • afgauffin@hotmail.com
Más de Opiniones
Jacobo devoró y bebió la vida hasta sus últimos días, cuando comió un pedazo de torta en sus 84 años.

JACOBO REGEN

Sobrevivir a la envoltura efímera de los mortales

La suya no fue una escritura de color local, para exponer en vidrieras de vanidades. No se pesaba por kilos. Tampoco especulaba con premios ni lisonjas. Fue universal, magra, sustancial, tallada en su interior dolorosa y gozosamente.

Los protagonistas de "Cuando los cerdos arrasan", dirigida por Jorge Renoldi. Estuvo en cartel de octubre a diciembre de 2018.

SOBRE "CUANDO LOS CERDOS ARRASAN"

El universo teatral de Renoldi 2018

Nota de opinión de la última producción del 2018 del GIT (Grupo de Investigación Teatral). La puesta estuvo varios fines de semana en escena desde octubre a diciembre en la sala de Pro-Cultura Salta (Mitre 331).