Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]
Andrés Gauffín
Columnista invitado

Al infierno de la clandestinidad

Patria celeste

Cuando los opositores a la legalización del aborto abusaban de alusiones como “Salta defiende las dos vidas” o se identificaban con los colores de la bandera argentina, no sólo trataban como extranjeras indeseables a quienes impulsaron durante meses el proyecto.

Por Andrés Gauffín para NDS |

La "patria celeste" puede calificar de apóstatas de la salteñidad a las mujeres que se movilizaron a favor del aborto legal. (foto: NDS).

También defendían una determinada sociedad salteña, una determinada sociedad argentina. Le han llamado, le seguirán llamando “Salta”, “Argentina”, porque de ese modo pueden conferirle una identidad que pretenden imponer, pero también porque así ocultan determinadas relaciones sociales que desean conservar.

Quieren enseñar una  identidad provincial, una esencia, allí mismo donde las mujeres que ganaron la calle de Salta el 8 de agosto des cubrieron una sociedad con sus dominaciones.

Por más que le den al parche de la identidad y de las tradiciones, las consignas, los símbolos, los discursos, las leyendas y los si lencios de los y las dirigentes y senadores nacionales que se opusieron al proyecto fueron mostrando el lugar que se les reserva a las mujeres en la sociedad.

En primer lugar, la defensa a ultranza de la vida “desde el mismo momento de la concepción” enseña a la mujer  a sufrir en su cuerpo, y le cercena el disfrute de su sexualidad.

A esas mujeres -¡la mayoría jóvenes!- se les pretende obligar, llegado el caso, a llevar hasta el fin un embarazo que no desean -una especie de castigo-, y a las que deciden abortar se las manda al infierno de la clandestinidad.

 ¿Y porqué, al escuchar a los defensores de la dos vidas, se podía sentir muy palpable el eco de todos los prejuicios, miedos, culpas y prevenciones con respecto a la sexualidad que seguramente aún hoy se transmiten  en los confesionarios, donde la palabra placer –con serios agravantes si se trata de una mujer- sólo es sinónimo de pecado?

Y en segundo lugar tampoco hacía falta escuchar a Albino y su llamado a poblar la Argentina para darse cuenta de que la élite del movimiento celeste ha dispuesto que el papel de la mujer en esta sociedad es fundamentalmente el de la reproducción. Claro, las mujeres pueden renunciar a esa función, pero sólo si al mismo tiempo renuncian a la actividad sexual.

Ya los salteños de estirpe y bien nacidos, como diría el ilustre promotor del machismo local, Bernardo Frías, pueden calificar como unas descocadas buscadoras del placer fácil,  hijas desagradecidas de la Salta tradicional, o apóstatas de la salteñidad a las mujeres que se movilizaron a favor del aborto legal.

En realidad, son mujeres que ya no están dispuestas a aceptar aquellos papeles sociales y que pretenden cambiar relaciones de poder tal como se ejercen en Salta. Pretenden acabar con eso que llaman patriarcado.

  • Andrés Gauffin
  • afgauffin@hotmail.com
Más de Opiniones
Jacobo devoró y bebió la vida hasta sus últimos días, cuando comió un pedazo de torta en sus 84 años.

JACOBO REGEN

Sobrevivir a la envoltura efímera de los mortales

La suya no fue una escritura de color local, para exponer en vidrieras de vanidades. No se pesaba por kilos. Tampoco especulaba con premios ni lisonjas. Fue universal, magra, sustancial, tallada en su interior dolorosa y gozosamente.

Los protagonistas de "Cuando los cerdos arrasan", dirigida por Jorge Renoldi. Estuvo en cartel de octubre a diciembre de 2018.

SOBRE "CUANDO LOS CERDOS ARRASAN"

El universo teatral de Renoldi 2018

Nota de opinión de la última producción del 2018 del GIT (Grupo de Investigación Teatral). La puesta estuvo varios fines de semana en escena desde octubre a diciembre en la sala de Pro-Cultura Salta (Mitre 331).