Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

EN MEDIO DE UN PROCESO DE PAZ

Violencia en Colombia: "Dios quiera que las bombas no vuelvan"

Colombia volvió a recordar ayer las imágenes que dejaron 50 años de conflicto armado con las FARC y décadas de violencia producto del narcotráfico.

Volvió la incertidumbre y el miedo a Colombia, generado por la explosión en el la escuela de policía.

"Dios quiera que las bombas no vuelvan", ruegan los colombianos: la conmoción en Bogotá es generalizada después del atentado que dejó 21 muertos en una escuela de policía

Muchos las habían guardado en el lugar más profundo de su memoria, como si se tratase de un mal sueño. El jueves 17 de enero volvieron a ser tangibles.

Alrededor de las 09.30 un vehículo marca Nissan -modelo 1993- se aproximó a las inmediaciones de la Escuela de Policía General Santander, en el sur de Bogotá.

El dispositivo de seguridad del portón intentó detenerlo, pero fue entonces cuando el conductor aceleró y tras recorrer unos 200 metros y estrellarse contra una pared, detonó un artefacto explosivo, compuesto por 80 kilos de pentolita, que dejó decenas de muertos y heridos.

“Fue un estruendo tremendo, que dejó pitando los oídos. Los cristales de los comercios cercanos saltaron por los aires. Hay gente que sigue queriendo guerra en este país”, relató el dueño de un comercio cercano, que no quiso revelar su nombre. El miedo ha vuelto a Colombia, con el atentado con coche bomba más letal en 15 años.

Los efectos del atentado eran palpables en las inmediaciones de la Escuela de Policía. Las ventanas de los edificios aledaños quedaron rotas. Centenares de efectivos de la Policía y el Ejército custodiaban el lugar, metralleta en mano, mientras los vecinos caminaban en silencio. Hasta anoche ningún grupo había reivindicado el atentado.

El conductor del vehículo fue identificado por la fiscalía como José Adelmar Rojas Rodríguez. Se trata de un hombre de 57 años, cuya muerte no fue confirmada de manera inmediata. Según las investigaciones, solía moverse por varios municipios de Boyacá, Tolima y Arauca, un departamento cercano a la frontera con Venezuela.

El ELN

Ese territorio es una de las principales zonas donde opera el Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla que se mantiene activa en Colombia, con entre 1.500 y 2.000 efectivos armados en las selvas del país.

Sobre esa guerrilla se centraba el interés de los analistas. Al ELN y su entorno se le responsabiliza por los últimos atentados. La guerrilla se atribuyó un ataque producido en febrero de 2017 en las inmediaciones de la Plaza de Toros Santa María, que dejó dos civiles muertos.

El último atentado en Bogotá tuvo lugar en junio de 2017. Esa vez, una bomba explosionó en un baño del Centro Comercial Andino, dejando tres mujeres muertas y fue atribuido al grupo subversivo Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), una unidad que podría tener vínculos con el ELN.

Según los analistas, sólo esa guerrilla, además de grupos disidentes de las FARC y la organización narcoparamilitar conocida como el Clan del Golfo, contarían con medios para realizar un atentado como el que tuvo lugar en Bogotá. Ese último grupo ha adelantado varios “planes pistola” contra la Policía en los últimos años.

La acción de ayer, además, se produce dos años y medio después de la firma del tratado de paz con las FARC. Los antiguos comandantes de la extinta guerrilla, que se han convertido en congresistas tras su desmovilización, condenaron el atentado. Consideran que la acción es una estratagema para dañar las negociaciones que el ELN mantiene con el gobierno colombiano desde hace dos años. El Presidente colombiano, Iván Duque, le había dado un ultimátum a la guerrilla justo este miércoles.

“El atentado es una provocación contra la salida política al conflicto. Busca cerrar posibilidades de acuerdo con el ELN, deslegitimar las movilizaciones sociales y favorecer a sectores guerreristas. Nuestra solidaridad con los familiares de los policías”, escribió “Pastor Alape”, excomandante de las FARC, en Twitter.

“Este demencial acto terrorista no quedará impune”, dijo el Presidente Duque, que fue al lugar del atentado para liderar las pesquisas de las autoridades.

Más de Mundo
El riguroso control de los carabineros chilenos en el acceso a un centro universitario provocó disturbios y manifestaciones.

IMPIDEN EL EXAMEN DE INGRESO

Choques entre carabineros y estudiantes universitarios

Bajo un inusual operativo de seguridad, con Carabineros controlando el ingreso a las aulas, unos 128.000 estudiantes de Chile rinden este lunes y martes la Prueba de Selección Universitaria (PSU), proceso que inició tres semanas atrás con manifestaciones que impidieron que el total de la matrícula rindiera el examen.

Añez ajusta su gabinete ministerial rumbo a las elecciones del 3 mayo, en las que será candidata, a pesar de las críticas.

RUMBO A SU CANDIDATURA PRESIDENCIAL

La autoproclamada Añez pidió la renuncia del gabinete boliviano

La turbulencia política continuaba el lunes en Bolivia luego de que la presidenta interina Jeanine Áñez anunciara la víspera que ajustaría su gabinete ministerial rumbo a las elecciones del 3 mayo, en las que participará a pesar de las críticas.

Wilber Cayllahua, durante la campaña electoral del Frepap en Perú. “Todo ciudadano natural del Perú tiene derecho de oportunidades".

UN GRUPO FUNDAMENTALISTA

Ingresan 16 evangelistas de Jesús al Congreso peruano

Las elecciones legislativas del domingo en Perú devolvieron a la escena política del país al Frepap (Frente Popular Agrícola del Perú), un grupo evangélico fundamentalista cuyos líderes visten como Jesús y que será la cuarta fuerza de un atomizado Congreso.