Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

MIÉRCOLES SE VOTARÁ

No se citará a testigos en el juicio político a Donald Trump

El Senado de Estados Unidos votó ayer para impedir que testigos sean llamados al juicio político que se desarrolla contra el presidente Donald Trump, por 51 votos a 49, una decisión con la que comienza el final del proceso.

El presidente Donald trump.

Sólo dos republicanos apoyaron la iniciativa demócrata, Sólo contaron con el apoyo de Susan Collins, de Maine, y Mitt Romney, de Utah. Pero la representante de Alaska, Lisa Murkowski, y Lamar Alexander, de Tennessee, se mantuvieron junto a su bloque en una defensa cerrada del Presidente. "Este país se encamina hacia el mayor encubrimiento desde Watergate", dijo el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer.

El Senado anunció que el miércoles tendrá lugar la votación definitiva, en la que el Presidente probablemente será absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell aseguró que los legisladores están discutiendo los próximos pasos en el juicio político. "Los senadores ahora conversaremos entre no-sotros, con los fiscales de la Cámara y los abogados del presidente para determinar los próximos pasos mientras nos preparamos para concluir el juicio en los próximos días", señaló en un comunicado. El juicio político en el Senado se reanudaría el lunes con los argumentos finales de ambas partes fiscales de la Cámara y abogados de Trump, y les daría a los legisladores la oportunidad de hacer declaraciones públicas. Los pronunciamientos de los senadores serían el martes y el miércoles antes de una votación de absolución final.

Más de Mundo
Escuadrones de agentes antidisturbios a pie custodian y reprimen a manifestantes en toda la zona cercana a la Quinta Vergara.

SE MANIFIESTAN EN LA PLAZA VERGARA

Siguen las protestas y represión en una Viña del Mar blindada

La policía chilena reprimió nuevas manifestaciones a pocas cuadras de la Quinta Vergara, sede del festival de Viña del Mar. El gobierno de Sebastián Piñera decidió redoblar la presencia de las fuerzas de seguridad en la zona.