Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

NO LO HACÍA DESDE EL 1 DE MARZO

El Papa celebró misa nuevamente con sus fieles

En el contexto que genera el COVID-19 en el mundo, el Vaticano no estuvo exento y por primera vez el papa Francisco celebró misa con la presencia de sus fieles y pidió la "victoria de la humanidad" sobre "toda enfermedad del cuerpo, del corazón y del alma".

Después de más de 80 días sin oficiar misa ante sus fieles, el Papa Francisco celebró el oficio religiosos ante un centenar de feligreses.
Después de más de 80 días sin oficiar misa ante sus fieles, el Papa Francisco celebró el oficio religiosos ante un centenar de feligreses.

A la celebración de la primera misa después de la suspensión motivada por las medidas emanadas por el Gobierno de Conte, a la cual adhirió la Santa Sede, el Papa Francisco la ofició con el pedido especial de uso de barbijos y la obligatoriedad de higienizarse las manos para entrar. Más de un centenar de fieles siguió desde la plaza vaticana, a través de pantallas la oración dominical que el Papa dirigió desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, como lo hace desde el 8 de marzo por las medidas para frenar la difusión de la pandemia de coronavirus.

Durante su mensaje, Francisco recordó que "en cada parte del mundo trabajan con pasión y empeño por la paz, por el diálogo entre naciones, por el servicio a los pobres, por el cuidado de la creación y por la victoria de la humanidad sobre toda enfermedad del cuerpo, del corazón y del alma".

Tras el mensaje, en el que recordó también el quinto aniversario de su encíclica Laudato si', el Papa se asomó por la ventana del Palacio por la que solía dar sus oraciones dominicales antes de la emergencia por la pandemia y saludó a los fieles que siguieron la celebración en torno al obelisco central de la plaza.

En línea con la flexibilización gradual dispuesta por el gobierno italiano, el Vaticano reabrió esta semana la Basílica a los fieles y turistas, al tiempo que volvió a permitir el paso de personas por la plaza vaticana.

En esa línea, el 1 de junio la Santa Sede reabrirá sus museos, también con medidas de distanciamiento social, uso obligatorio de barbijos y la necesidad de reserva para el ingreso.

Más de Mundo