Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

YA GENERÓ 4 MUERTOS

Declaran un nuevo brote de ébola en el noroeste del Congo

La nueva epidemia de ébola se ha detectado en la provincia de Mbandaka, capital de la provincia de Ecuador, una zona ya afectada en 2018 por el ébola. El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) declaró ayer un nuevo brote de ébola en Mbandaka.

El cambio climático podría causar un aumento del riesgo de ébola.
El cambio climático podría causar un aumento del riesgo de ébola.

Mientras el mundo se debate por la pandemia del coronavirus, la República Democrática del Congo informa sobre un nuevo brote del ébola, en la  provincia de Ecuador (noroeste), mientras sigue activa la epidemia de la enfermedad en el noreste del país.

"Puedo confirmar que tenemos una nueva epidemia de ébola en Mbandaka", capital de la provincia de Ecuador y zona ya afectada en 2018 por el ébola, afirmó el ministro congoleño de Sanidad, Eteni Longondo en una rueda de prensa en Kinshasa.

Las muestras de casos sospechosos enviados al Instituto Nacional de Investigación Biomédica (INRB), en la capital congoleña, han dado positivo, subrayó el ministro.

El gobernador de Ecuador, Bobo Boloko, anunció este fin de semana que las pruebas realizadas localmente en los cuerpos de cuatro personas que murieron el pasado 18 de mayo en el distrito de Air Congo confirmaron que podía tratarse del ébola.

De momento, las autoridades congoleñas han identificado seis personas contagiadas, de las que cuatro han fallecido.

"El nuevo brote de ébola en Mbandaka representa un desafío, pero estamos listos para enfrentarlo", afirmó la directora regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para África, Matshidiso Moeti, en su cuenta de Twitter.

Moeti aseguró que la OMS ha trabajado con la RDC y sus socios "a lo largo de los años para fortalecer la capacidad de respuesta ante brotes". "Con cada experiencia -subrayó la directora- respondemos más rápido y de manera más efectiva".

Ecuador se encuentra a más de 2.000 kilómetros de la zona en el noreste del país en el que se combate actualmente contra una epidemia de la enfermedad desde el 1 de agosto de 2018, cuando se declaró el estallido de ese brote sólo una semana después de proclamarse el final de otro brote de ébola en la provincia noroccidental.

Aquel brote de Ecuador -el noveno que sufría el país- se declaró el 8 de mayo de 2018 y, hasta su final, se contabilizaron 54 contagiados, de los cuales 33 fallecieron y 21 sobrevivieron.

El pasado 16 de mayo, la RDC confirmó que se dio el alta al último paciente ingresado con ébola en el noreste del país y las autoridades esperan poder declarar el fin oficial del brote -el décimo del país- a finales de junio, siempre que transcurra un plazo de 42 días sin nuevos casos.

Si transcurrido un plazo de 42 días desde el alta de este último paciente no se detectan nuevos casos, la RDC podrá declarar el fin oficial del brote, de acuerdo a las recomendaciones de la OMS.

Ya en abril pasado, cuando el país estaba a tan solo tres días de cumplir el plazo requerido, un nuevo positivo obligó a posponer el anuncio y, desde entonces, el rebrote dejó cuatro muertos.

En total, esta epidemia -la peor de la historia de la RDC y la segunda más grave a nivel mundial después de la que asoló África occidental de 2014 a 2016- ha dejado 3.462 infectados, con 2.279 fallecidoshasta el pasado 21 de mayo, según datos de la OMS.

La enfermedad, descubierta precisamente en la RDC en 1976 -entonces denominada Zaire-, se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados.

Esta fiebre causa hemorragias graves y puede alcanzar una tasa de mortalidad del 90 %. Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

La peor epidemia de ébola conocida se declaró en marzo de 2014, con los primeros casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea Conakry, desde donde se expandió a Sierra Leona y Liberia. La OMS marcó el fin de esa epidemia en enero de 2016, después de registrarse 11.300 muertes y más de 28.500 casos, aunque la agencia de la ONU ha admitido que estas cifras pueden ser conservadoras.

Más de Mundo