Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

LA UE CIERRA LA FRONTERA

Con un confinamiento es total, Francia se aísla del mundo

El confinamiento total se trata de una última medida de choque tomada por el presidente Emmanuel Macron para frenar la pandemia en su país, que confirmó 6.633 casos de infección y 148 muertes.

Emmanuel Macron confirmó que el Estado francés ayudará a las empresas que estén en riesgo de quiebra por la pandemia. 
Emmanuel Macron confirmó que el Estado francés ayudará a las empresas que estén en riesgo de quiebra por la pandemia. 

Francia iniciará este martes 17 de marzo al mediodía un confinamiento casi total para todos sus ciudadanos, que solo podrán salir a la calle por motivos de primera necesidad con el fin de frenar la propagación del coronavirus.

Una guerra sanitaria, pero el enemigo está ahí. Invisible, escurridizo", recordó el presidente francés en tono marcial. "Desde mañana al mediodía y al menos por 15 días la circulación de las personas será reducida fuertemente", anunció Macron en un discurso a la nación retransmitido por televisión.

Según la orden presidencial, a partir del 17 los ciudadanos solo podrán circular por la calle para ir o volver del trabajo, ir al supermercado y ir a centros sanitarios en caso de necesidad, y toda infracción será sancionada.

Tampoco será posible "reunirse con amigos o ir al parque", dijo Macron, después de que se viralizaran imágenes de franceses reunidos en parques y jardines tomando el sol.

Las medidas tomadas por el Palacio del Elíseo establecen que todos los locales públicos no esenciales, como bares, restaurantes y cines, permanezcan cerrados en todo el país, que se encuentra en la fase 3 de la epidemia, que implica que el coronavirus está presente en todo el territorio. "Les pido ser responsables y no ceder al pánico", dijo Macron, que recordó a los ciudadanos que "Francia vive un momento muy difícil" y que "tendremos que adaptarnos" pero "venceremos".

La situación "es muy preocupante" y "se deteriora muy rápido", advirtió el director general de los servicios de salud, Jérôme Salomon, quien agregó que los casos se multiplican por dos cada tres días.

100.000 efectivos de seguridad

El ministro del Interior de Francia, Christophe Castaner, dijo que alrededor de 100.000 policías serán desplegados este martes en las ciudades francesas para garantizar el respeto total a la cuarentena impuesta para frenar la rápida propagación del virus.

"La consigna es clara: permanezcan en casa. Esto tiene que ver con medidas de contención que siguen el modelo que España e Italia establecieron", dijo Castaner.

"Pueden tomar un poco de aire fresco, pero no pueden salir a jugar fútbol. Los picnics campo en los parques quedan estrictamente prohibidos al igual que todas las reuniones grupales", indicó.

De conformidad con las nuevas reglas, las personas que quieran viajar tendrán que elaborar un documento en el que expliquen las razones del desplazamiento y llevarlo consigo. Si violan esta orden, correrán el riesgo de ser multados con entre 38 y 135 euros (42,47 a 150,98 dólares).

"Nuestro objetivo no es sancionar, sino mostrar un espíritu cívico colectivo ante la crisis", dijo el ministro del Interior.

De esta forma, Francia sigue los pasos de Italia y España, los dos países más afectados en Europa, donde rigen serias restricciones de movimientos a sus habitantes. 300.000 millones de euros

Para paliar los efectos económicos del coronavirus, Macron prometió una garantía de 300.000 millones de euros para préstamos bancarios a empresas a las que urgió a "adaptar su organización para respetar las medidas de protección".

Se trata, detalló, de "un dispositivo excepcional de aplazamiento de cargas fiscales y sociales, de apoyo o prórroga de vencimientos bancarios y de garantías del Estado por un importe de 300.000 millones de euros para todos los préstamos bancarios contraídos con los bancos".

Macrón también prometió también que el Estado francés ayudará a las empresas que estén en riesgo de quiebra por la pandemia. 

La UE vierra la frontera

La Unión Europea cerrará todas sus fronteras con el exterior durante 30 días debido al avance del coronavirus y para frenar su propagación.

"Todos los viajes entre países no europeos y la Unión Europea quedarán suspendidos durante 30 días", anunció el presidente francés, Emmanuel Macron.

"La pandemia de COVID-19 es una tragedia humana y una crisis sanitaria global, que también plantea grandes riesgos para la economía mundial", dijeron por su parte los dirigentes del grupo de los siete países industrializados en un comunicado publicado después de una cumbre extraordinaria por videoconferencia.

En un momento en que el mundo entero se atrinchera ante la pandemia, el G7 prometió coordinar "esfuerzos para retrasar la propagación del virus, incluso mediante medidas adecuadas de gestión de las fronteras".

Italia: 2158 fallecidos

Según los últimos datos difundidos por Protección Civil, la cifra de muertos en Italia superó los 2000, con un total de 2158 fallecidos, 349 en un sólo día -menos que el domingo, cuando hubo 368- y el número de contagiados subió a 23.073, con 2470 casos nuevos.

Según se consigna habría una tendencia a la baja en la difusión del contagio, destacó Angelo Borrelli, el titular de la Protección Civil italiana. El sábado el incremento de casos fue del 19,8%, el domingo  del 17% y ayer del 10%, pudo calcularse, en un cálculo por primera vez positivo.

Borrelli subrayó también que aumentó el número de curados, que son ahora 2749, así como, en otro orden, el número de voluntarios para enfrentar la emergencia, unos 4000, 700 más que el domingo.

Más de Mundo
Los afectados llegan a emergencias del Hospital Metodista de Houston en camillas en medio del brote de coronavirus en Houston, Texas. EEUU. 

CIFRAS PODRÍAN SER INFERIORES A LA REALES

Los muertos en el mundo por el coronavirus superan el medio millón

El número de muertos en el mundo por COVID-19 llegó a 500.000 el domingo, según un recuento de Reuters, un hito sombrío en una pandemia que parece resurgir en algunos países, mientras otras regiones todavía lidian con la primera ola de la enfermedad.