Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

CONDORI FUE CONDENADO A 23 AÑOS

“Todos debemos pedir disculpas a la madre de Cintia Fernández”

Mario Condorí fue condenado a 23 años de prisión efectiva por haber sido encontrado culpable de matar a Cintia Fernández. También deberá abonar 6 millones de pesos en resarcimiento a su madre Ana Fernández.

NDS |

El condenado Mario Condorí declarado autor del asesinato de la joven Fernández insistió: “No tengo nada que ver con la muerte de Cintia".

Luego de ochos años de tramites y demoras, el tribunal de la Sala IV integrado por los jueces Norma Beatriz Vera (presidenta), Roberto Lezcano (vocal) y Paola Marocco (vocal), al término de los alegatos de las partes y luego casi cuatro horas de deliberación, dieron lectura al fallo anoche alrededor de las 22 horas.

En lo que significó una extensa jornada para el último día del juicio en contra de Mario Federico Condorí, el fiscal pidió se reconozca las faltas que se cometieron y donde la investigación que estuvo a cargo del juez Antonio Pastrana y las actuaciones a cargo de la Policía, sacaron a la luz detalles de encubriemiento que asustan, si se tiene en cuenta como definió Ramiro Ramos Ossorio ante la “corrupción policial” .

Fueron 15 jornadas de juicio y 90 testigos que pasaron por el estrado donde tres de ellos se fueron imputados por falso testimonio y una de ellas, policía con el agravamiento de encubrimiento.

Los alegatos

Finalmente llegaron los alegatos para las tres partes que protagonizaron el juicio que demoró 8 años en llegar a la Justicia y donde la figura de Ana Fernández madre de Cintia no fue solo la muestra del dolor, sino la ártifice de una situación que la tuvo siempre en primer lugar.

Y así fue destacado por el fiscal Ramos Ossorio, durante su alegato en el que además remarcó que “todos debemos pedir disculpas a la madre de Cintia, inclusive yo mismo que al principio no creía en sus dichos”.

Inicio su alegato con la exhibición de una serie de fotos de la autopsia, y ratificando que se estaba juzgando el cometimiento de un homicidio y que así quedó confirmado durante el trámite, asegurando que la intención de Condorí era la de darle formalidad a la relación que mantenía, algo diferente de lo que la víctima pretendía.

Ramos Ossorio aseguró en su alegato que durante toda la investigación se trató de menoscabar la conducta de la joven. “Esta es una causa que no debería haber tenido más de tres cuerpos y sin embargo cuenta con 6.600 fojas”.

Asi se adentró en remarcar cada uno de los puntos en los que la escena del crimen fue modificada la investigación policial alterada.

Dio detalles de las lesiones que tenía el cuerpo de Cintia y que daban muestras, muchas de ellas , que fueron efectuadas ya sin vida de la joven, no así tres que tenía en la cabeza y zona de hombros que fueron las que le provocaron la inconciencia y que precedió al momento fatal, ya que luego fue asfixiada por sofocación.

“La bolsa de la que tanto se habló y tenía Cintia se colocó post mortem”, dijo el fiscal.

Dejó demostrado que el cuerpo fue movido luego de la muerte de la joven, al menos 24 horas después y dijo que la lividez cadavérica fue alcanzada antes de que fuera depositada como se la encontró.

Confirma la autoría señalando que era la única persona que entraba y salía del lugar en horarios diferentes, inclusive el mismo martes o miércoles se los vio juntos, horas previas a la muerte, contradiciendo lo que dijo Condorí que aseguraba que dos semanas antes de la muerte ya no la había visto. También dejó sentado que el acusado mintió cuando dijo que no tenían relación ya que se peritaron los celulares de ambos y se habían borrado los mensajes, que finalmente fueron recuperados.

En este sentido remarco que dos mujeres testificaron en la causa y debieron someterse a un careo, con Condorí que al momento de la investigación estaba en actividad, pidiendo las testigos resguardos de seguridad, pero que ni siquiera las tuvieron en cuenta. Esto sumado a las actuaciones que llevó adelante la policía como tratando de inculpar a Raúl Puca, a través de plantar pruebas falsas y liberarlo a Cóndori de toda responsabilidad.

Finalmente dijo que además del juzgamiento del homicidio se debe tener en cuenta la actitud que adoptó Condorí tras la muerte de Cintia, profanando el cuerpo para que pareciera un suicidio.

“La pena debe merituarse en la pena máxima, por la forma de la muerte, teniendo en cuenta que el hecho en sí es un femicidio aunque la norma es posterior, de allí que se debe tener en cuenta las circunstancias en las que se produce, que deja a las claras la asimetría entre ambos, como la no aceptación de un vínculo”, así fundamento el fiscal el pedido de 25 años, de prisión efectiva para Condorí.

La que dijo la querella

Por su parte Pedro García Castiella, representante de la víctima adhirió al pedido de la fiscalía tras finalizar su alegato, en el que señaló “no es crimen furtivo, casual, accidental, sino una situación meditada, una destrucción y modificación de la escena del hecho”.

En este sentido y responsabilizando directamente a Condorí en su situación de policía dijo “esta modificación de escena no es del común de la población, sino que hablan de un perfil conocedor de la metodología y cuestiones criminales, policiales”.

También mencionó a los tres testigos, que de la sala de audiencia fueron llevados a la alcaidía por falso testimonio, “esto no es habitual, tampoco es habitual que llegaran con temor y son los que se escapaban del libreto que hicieron los investigadores”, dijo

Recordó que la causa estuvo a punto de quedar impune cuando se había dictado un sobreseimiento en favor de Cóndori y Puca. “De no ser por un fallo de Impugnaciones del juez Abel Fleming en el 2014 descabeza la conducción piramidal y vuelve atrás la investigación. Con una crítica a ese fallo por sobreseimiento”.

En relación al móvil del crimen sostuvo que nadie mata porque si, ya siempre existe un móvil, una pasión, agregando que “nadie vuelve a una escena del crimen, y manipularla conforme a sus intereses y finalidades, esto fue algo pensado, merituado, para provocar la destrucción de la escena del hecho”.

Luego responsabilizó a los investigadores, señalando que los auditores de las actuaciones, nunca pidieron ver los elementos secuestrados, ni siquiera a la bolsa que rodeaba la cabeza de Cintia, y que se quería hacer pasar como que ella misma se la había colocado.

Elevando la apuesta remarco que nunca antes se vio en una escena del crimen a la cúpula de la Policía en pleno, jefe, subjefe de la Policia de la Provincia, jefes de distintas divisiones, comisarios, etc, algo al menos llamativo para un hecho que se dijo en un principio2era al menos una muerte dudosa o un suicidio”.

También mostró el trato burdo que se le dio al retiro del cadáver, envuelto en una frazada, no con la bolsa habitual para resguardo de las muestras que podría tener, sin olvidar que los elementos que se retiraron, y por dichos de los  ismos policías de la brigada, no estuvieron bajo una cadena de custodia como correspondía.

La abogada María Eugenia Yaique al referirse a la escena del crimen la definió como de “ desorden, sin cerraduras violentadas, un saumerio consumido, y un desodorante de ambiantes all lado.

“Nunca se tomaron muestras de ese desodorante, ni de las llaves, ni de la cinta que supuestamente había usado Cintia, para enrollarse en el cuello la bolsa, y que estaba a dos metros del cuerpo, por eso se define el accionar policial como pernicioso al que acompaño la broigada”, dijo Garcia Castiella.

Por todo, lo planteado el querellante no dudó en responsabilizar a Condori y pedir 25 años de prisión.

A su tiempo el actor civil destacó gravedad del hecho, las formas cruentas de su realización, en contra de una joven mujer, privada de gozar de su propia vida, proyectos arrancadas, el modo del hecho y la forma perversa de concreción, cosificando a la victima, accionar destructivo y evasivo del lugar de los hechos y la magnitud de arrancar a la única hija de una madre. “Solo se tenían una a la otra y arrancaron a la única hija de esta madre”, enfatizó.

Defensores de Condori habían pedido la absolución

Tanto Daniel Luna como Humberto Eckardth pidieron la absolución lisa y llana de su defendido, tratando de minimzar los puntos que detallaron la fiscalía y la defensa.

“Nadie averiguó que pasa con esos 23 ADN que aparecieron en la escena del crimen.  Y tampoco nada se dice que en todo el departamento no había huellas de mi defendido”, dijo Luna.

Por su parte Mario Condorí en sus últimas palabras lejos de pedir disculpas, volvió a decir que es víctima.

“No tengo nada que ver con la muerte de Cintia y más alla del resultado quisiera saber si alguien alguna vez va a buscar esos ADN, presentes en la escena del crimen, estoy pidiendo justicia, necesito que se haga justicia”, dijo entre otras palabras el acusado.

Más de Judiciales
La fiscal Gabriela Buabse llevó adelante la acusación del jefe policial y tres subalternos en el que murió un supuesto ladrón.

JUICIO A CUATRO POLICÍAS

Terminó absuelto un jefe policial por la muerte de un vecino

Se trata del comisario, Claudio Burgos, principal acusado en el juicio que se le siguió junto a otros tres policías por la muerte de Gabriel Mura Ortiz, ocurrida el 16 de noviembre, en un supuesto enfrentamiento con una patrulla policial en el barrio Sarmiento.