Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

EL JUICIO SE REANUDA EL LUNES

Testigos describen los rasgos violentos de Zambrani hacia Paola

Una compañera de estudios de Paola, contó actitudes extrañas de Zambrani para con quien pretendía tener una relación sentimental. Luego de la tercera jornada de las testimoniales del juicio por el femicidio de Paola Álvarez, se pasó a cuarto intermedio hasta el lunes 22, por los feriados de Semana Santa.

NDS |

Relatan que Sambrani le había quitado el celular a Paola y le había bloqueado a todos los contactos que figuraban con nombres masculinos.

En este juicio están siendo juzgados Santiago Alfredo Zambrani de 36 añosy sus padres Amelia Inés Huergo de 60 años y Alfredo Francisco Zambrani  también de 60 años.

En el Salón de Grandes Juicios se escuchó, ayer la declaración de tres testigos, un cliente del remis que manejaba Alfredo Francisco Zambrani, la última empleadora de Paola Álvarez, quien había comenzado a trabajar como niñera días previos a su desaparición y una compañera del BSPA donde concurría la víctima.

La dueña de la casa donde Paola trabajaba como niñera, en barrio El Huaico, contó que la joven había empezado a desempeñarse en esa tarea unos cinco días antes de que se denunciara su desaparición.

Precisó que en esos días no tuvo mucho contacto con ella porque la joven llegaba a su casa cuando ella ya se había ido a trabajar. Explicó que la había contratado porque anteriormente la madre de Paola había trabajado para ella y tenía un excelente concepto de ella y de su familia.

El acuerdo era que fuera un trabajo fijo, de lunes a viernes, de 8 a 14.  La testigo manifestó que antes de ofrecerle ese empleo, ya conocía a Paola porque la joven había ido a reemplazar a su madre un par de veces.

Por otro lado, la compañera de colegio de Paola Álvarez afirmó que la víctima era muy buena alumna. La describió como una persona responsable, amable e inocente.

Precisó que Santiago Zambrani la iba a esperar a veces a la salida del BSPA, en algunas ocasiones en moto y otras en una camioneta. Paola le contó que él le había declarado su amor pero que ella solo lo veía como amigo.

Celular bloqueado

La testigo contó que en abril de 2017, Paola le comentó que Santiago le había quitado el celular y le había bloqueado a todos los contactos que figuraban con nombres masculinos.

Además le había prohibido que se relacionara con ellos. Ante su extrañeza por la actitud de Zambrani, Paola le respondió que iba a cambiar el chip y que tenía decidido cortar el vínculo que tenía con él. También recordó que estaban trabajando en un proyecto de clases sobre la violencia de género justo por esos días.

El jueves 4 de mayo de 2017, día previo a su desaparición. Paola le comentó a su compañera que al día siguiente –ese viernes no tenían clases porque había jornada pedagógica- había quedado en ir a la casa “de un tal Dani”, amigo de Santiago, para hacer tareas de limpieza.

Pero le dijo que no estaba segura de aceptar el trabajo porque Zambrani no quería que vaya. Ese mismo día, cuando salían de clases, el imputado estaba esperando a la víctima afuera del colegio. Paola le dijo: “Me voy porque está Santiago al frente”. La testigo dijo que la notó nerviosa.

Precisó que un par de días antes, la víctima había cambiado el chip del celular para que Zambrani no la moleste. Aseguró desconocer si el imputado tenía el nuevo número de Paola.

El tribunal de juicio está integrado por los jueces Mónica Mukdsi (presidenta), Roberto Lezcano y Norma Vera (vocales), siendo los fiscales, Pablo Paz y Ramiro Ramos Ossorio.

Más de Judiciales
El tribunal reanuda hoy a las 8.30, una jornada más del juicio por el asesinato de Cintia Fernández. 

DECLARARON MÉDICO Y PERITOS

Descartan práctica erótica como motivo de la muerte de Cintia

Entre los testimonios sobresalieron en la séptima jornada del juicio por Cintia Fernández, fue el de Juan José Albornoz, médico de la Policía de la Provincia que descartó una posible práctica de hipoxifilia (práctica erótica asociada a la falta de oxígeno) por parte de la víctima.