Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

CASO CINTIA TAPIA

Prisión perpetua para el femicida Ramón Ángel Chocobar

Cintia Tapia, era una joven de 26 años, mamá de dos niños y vivía en Bº Unión en el norte de la ciudad.

Cintia Carmen Tapia.

El 21 de septiembre de 2017 murió tras un brutal ataque del femicida Ramón Chocobar, todo esto en el marco del festejo por el día de la Primavera, en el camping El Préstamo de Coronel Moldes. El juicio seguido llegó a su fin ayer con prisión perpetua para Chocobar. 

Así sentenciaron los jueces de la Sala VII del Tribunal de Juicio en la causa seguida a Ramón Ángel Chocobar, alias “Ramoncito” (24), encontrándolo autor material y penalmente responsable del delito de homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio en perjuicio de Cintia Carmen Tapia.

Además se ordenó que el imputado continúe alojado en la Unidad Carcelaria 1. También se dispuso la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

Asimismo, el tribunal condenó a Chocobar a pagar a los demandantes civiles la suma 1.367.040 pesos en concepto de indemnización por daños y perjuicios más los intereses correspondientes.

El tribunal estuvo conformado por los jueces María Livia Carabajal (presidenta), Paola Marocco y Francisco Mascarello (vocales).

Por el Ministerio Público intervino el fiscal de la UGAP 4, Ramiro Ramos Ossorio. La defensa del imputado estuvo a cargo de Marina Bohuid, de la UDP 4. También intervino la tutora oficial Liliana Francisca Valle en la parte querellante, en representación de los hijos menores de la víctima.

Los hechos

Ramón Ángel Chocobar fue condenado por un hecho ocurrido en el camping El Préstamo (Coronel Moldes) la madrugada del 21 de septiembre de 2017. Ese día, Cintia Carmen Tapia se encontraba en el predio con un grupo de amigos, vecinos de barrio Unión. Habían viajado hasta el lugar para celebrar el día del Estudiante. Ramón Chocobar llegó con otros amigos y se sumó al grupo de la damnificada. Durante la madrugada, Cintia Carmen Tapia se separó de sus amigos para dirigirse a unos matorrales a hacer sus necesidades. El imputado la siguió y, al tiempo, se lo vio volver con la ropa ensangrentada. Ella no regresó. El cuerpo de la joven fue hallado detrás del alambrado que rodea la pileta del camping, en una zanja. Tenía el rostro lesionado y signos de haber sufrido abuso sexual. La autopsia determinó que Cintia C. Tapia falleció a raíz de traumatismo encefalo craneano y facial grave.

Más de Judiciales
Adolfo Figueroa, juez de la Sala IV del Tribunal de Impugnación, está jubilado y puede estar dos años más en función, pero ya superó ese período.

DECIDIRÁN SI ES DELITO O NO

Investigan a un juez que favoreció a un cura acusado de abuso

La fiscal Penal 1, Gabriela Buabse analiza, por pedido del procurador Abel Cornejo la existencia o no de delito en su accionar del juez Adolfo Figueroa del Tribunal de Impugnaciones Sala IV, quien habría favorecido a un sacerdote acusado de abuso. 

El juez Guillermo Pereyra, desde hoy juzga a dos médicos por homicidio culposo. Está previsto que las audiencias finalicen el lunes 22 de julio.

LLEGÓ DE CACHI SIN VIDA

Juzgan a dos médicos por la muerte de una paciente

Los médicos Juan Carlos Díaz y Wenceslao Alejandro Cornejo (fallecido) están siendo juzgados por el delito de homicidio culposo en perjuicio de una paciente que trasladada desde Cachi, llegó sin vida.

Homenaje a los cuatro brigadistas en Guachipas a casi cinco años de la trágica muerte por intentar sofocar un incendio forestal.

LA JUSTICIA RECHAZÓ UN PLANTEO

Revés judicial para la Provincia por brigadistas muertos en Guachipas

El juez Adolfo Figueroa, vocal de la Sala IV del Tribunal de Impugnación rechazó un planteo de incompetencia interpuesto por la Fiscalía de Estado de la Provincia, para evitar que se resuelva la presunta responsabilidad que le cabría al estado provincial por las muertes de los cuatro brigadistas en un juicio penal.