Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

JEFE DE LA BARRA DE GODOY CRUZ

Por traficar cocaína de Salta a Mendoza juzgan a un barrabrava que está preso

Se trata de Daniel "Rengo" Aguilera, ex jefe de la barra brava de Godoy Cruz, Mendoza, un delincuente narco que se jacta de manejar el negocio de la droga desde su celda en el Complejo Penitenciario Federal de Mendoza.

Momento en que se descubre la encomienda con la droga embalada. Daniel "Rengo" Aguilera, purga una sentencia de 12 años en Mendoza. ​
Momento en que se descubre la encomienda con la droga embalada. Daniel "Rengo" Aguilera, purga una sentencia de 12 años en Mendoza. ​

En esa unidad carcelaria cumple una condena de 12 años por narcotráfico. Ahora, Daniel "Rengo" Aguilera es juzgado junto a su ex pareja por llevar a cabo un envío de más de cinco kilos de cocaína de Salta a Mendoza. La operación, como se sabe, fue desbaratada por el Área de Casos Complejos mediante una “entrega vigilada”.

El juicio comenzó en mayo y se lleva adelante en el Tribunal Oral Federal 2, bajo la dirección de la jueza Gabriela Catalano junto a Domingo Batule y Abel Fleming. Además de Aguilera, el juicio se sigue también contra Belinda Ríos por el delito de transporte de estupefacientes, calificación que surge de un hecho ocurrido el 25 de julio de 2020.

En poco más de un mes de debate, con una audiencia por semana y mediante el sistema de video conferencia, el tribunal ya escuchó los alegatos de apertura y a varios testigos.

Según lo previsto, los jueces esperan culminar hoy con la etapa testimonial, para luego, el 1 de julio, dar paso a los alegatos respecto a la responsabilidad penal, tras lo cual se dará a conocer el veredicto y, si los acusados son hallados culpables, se proseguirá con el juicio de determinación de la pena.

En el inicio del debate, el fiscal Ricardo Toranzos explicó a los jueces que la acusación surgió de una tarea de control realizada por personal de Gendarmería Nacional en el puesto de Cabeza de Buey, cuando revisaron 17 encomiendas que eran transportadas por la firma Vía Cargo. De esta tarea, se detectó que uno de los paquetes llevaba poco más de cinco kilos de cocaína. A partir de allí, se decidió poner en marcha una entrega vigilada para dar con los responsables de la maniobra. Mediante esta herramienta, solicitada por la fiscalía y autorizada por el Juzgado Federal de Garantías 1, la encomienda siguió viaje hasta arribar a un local de esa firma en Mendoza, donde fue retirada por Belinda Ríos, quien fue la primera detenida.

Posteriormente, y tras la expresión espontánea de Ríos respecto a que el paquete le pertenecía a su ex pareja, Aguilera, y que debía entregar la encomienda en una casa de Godoy Cruz, se realizaron distintos allanamientos. En uno de los procedimientos fue detenida Emilce Quiroga, quien iba a recibir la droga, como también se llegó a Aguilera, alojado en el Complejo Penitenciario Federal de Mendoza. De una inspección en la celda 33, la cual ocupaba, se logró el secuestro de un teléfono celular y una serie de anotaciones. Con estas pruebas y otras más reunidas a lo largo de la investigación, la fiscalía consolidó la acusación penal presentada en el juicio.

El fiscal puso de relieve el rol de Ríos en la operación, quien no sólo implicó a su ex pareja, sino también reveló que su participación se debió a las amenazas que, según lo afirmado, recibió de parte del acusado, reconocido como ex jefe de la barra brava del club Godoy Cruz. Quiroga, en tanto, reconoció que, al momento del allanamiento realizado en su domicilio, estaba a la espera de la encomienda retirada por la ex pareja de Aguilera.

Una condena de 12 años por liderar una banda “narco”

El 30 de julio del año pasado, cinco días después de que se descubriera la droga que pretendía traficar de Salta a Mendoza, el Tribunal Oral Federal N° 2 de Mendoza condenó a Aguilera a doce años de prisión, acusado de liderar una banda narco desde el penal de Boulogne Sur Mer, en donde se encontraba detenido por una denuncia de violencia de género.

También se impusieron penas para dos de sus socios, como a dos agentes del Servicio Penitenciario Provincial por incumplimiento del deber de funcionario público. La causa tuvo origen a partir de una denuncia anónima radicada en febrero de 2017, que daba cuenta que Aguilera, sindicado ex jefe de la "barra brava" de Godoy Cruz, lideraba una organización dedicada al tráfico de estupefacientes desde su celda en el complejo penal en el que se encontraba y que comercializaba estupefacientes tanto dentro como fuera del recinto.

El manejo de Aguilera, ya sea fuera o en la cárcel, no tiene parámetros, pues la lista de delitos cometidos no tiene precedente y parecen demostrar que este delincuente, quien se presenta en todas las audiencias con la indumentaria del club Godoy Cruz, como si fuera parte del plantel, cuenta con absoluta impunidad.

Una prueba de ello es que días antes de ser condenado, llevaba adelante el envío de droga de Salta para seguir con el negocio dentro del penal, pues se había peleado con un proveedor anterior, hecho por el cual fue condenado a partir de una serie de escuchas telefónicas que delataron sus manejos.

En una de esas conversaciones, Aguilera se quejó con un proveedor porque le mando la droga sin primero molerla. “Te dije que me la metieras (en) la licuadora”, fue el reclamo de Aguilera, quien se molestó porque no le habían mandado la droga como quería. “Molido es molido, molido es molido”.

 

 

 

VER MÁS

Deportes


VER MÁS

Salta


VER MÁS

Judiciales


VER MÁS

El País


VER MÁS

Te puede interesar


VER MÁS

Política


VER MÁS

Seguridad


VER MÁS

Mundo


VER MÁS

Cultura


VER MÁS

Provinciales


Más de Judiciales

ÚLTIMAS NOTICIAS