Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

JUICIO POR LOS BRIGADISTAS

Las ropas y el lugar donde estaban los cuerpos, testimonios claves

Cuatro testigos estuvieron ayer en la audiencia por las muertes de los brigadistas, ocurridas hace casi cinco años, cuando fueron enviados a Guachipas, a sofocar un incendio forestal. Se hizo foco en conocer sobre la calidad de las vestimentas, elementos que se encontraron en el lugar y el lugar donde estaban los cuerpos de los brigadistas.

NDS |

Declaró ayer Héctor Marcelo Gallardo, quien se desempeñaba como coordinador general del NOA del Plan Nacional de Manejo de Fuego.

En el juicio están siendo juzgados Víctor Jesús  Ola Castro, Roberto Durnelli y Víctor César Dagun, por la muerte de cuatro brigadistas, bajo la acusación de incumplimiento de deberes de funcionarios públicos, teniendo en cuenta que en aquel año ocupaban cargos dentro de Defensa Civil.

A primera hora estuvo frente al juez Diego Rodríguez Pipino, Jorgelina Cardozo quien estuvo en el lugar donde se encontraron los cuerpos, porque era parte del personal policial que intervino en el procedimiento.

Fue a la testigo que se le preguntó en varias oportunidades y por parte de la querella, y defensas en relación a las prendas de vestir, y a los elementos que se retiraron del lugar. Así dijo que ella vio tres cascos amarillos, y uno rojo más alejado, como a 200 metros de los otros, y que ya estaba todo calcinado. Refirió que algunas de las mochilas estaban puestas en los cuerpos, pero estaban derretidas. Recordó que encontró uno de los celulares de las víctimas que no estaba tan dañado y que también había un Handy. Sostuvo que habían guantes, algunos estaban sueltos, y botas.

Sobre la identificación de los fallecidos dijo que un compañero de los infortunados brigadistas, que los conocía, fue quien les dio los nombres.

Luego fue el turno de Héctor Marcelo Gallardo, que se desempeñaba como coordinador general del NOA del Plan Nacional de Manejo de Fuego.

Refirió a la forma en que se llevaban adelante las capacitaciones, la entrega de los recursos que llegaban desde Nación, para la compra de herramientas, ropas, etc, a la forma en la que se evalúa desde el aire, las posibles vías de escape, en un incendio forestal, y también a que cuando hay cambios de condiciones climáticas, sea viento o lluvias, esas vías pueden cambiar o cerrarse.

También destacó que Salta estaba presente en fuegos que se producen en el sur del país. En relación a las ropas, Gallardo dijo que el año anterior al hecho se supervisó la ropa y los elementos de protección destinada a Salta para los brigadistas y que siempre se trabajó con esa indumentaria. Finalmente aclaró que hay muchas decisiones que lleva adelante el jefe de la cuadrilla.

Después declaró Aníbal Rodríguez, personal que participó del traslado de los cadáveres y del informe en el que se documentó todo lo encontrado en el lugar, al que llegaron acompañados de algunos “baquianos” que les señalaron dónde se encontraban.

Manifestó que tres de los cuerpos se encontraban relativamente cerca entre sí, mientras que el cuarto estaba más alejado. Estaban cerca de una pendiente, y todos en la misma dirección. Dijo que tenían vestimentas con protección térmica, apta para ese tipo de siniestros, con los cascos puestos, algunos de ellos, y borcegos. En su informe se describió el lugar, la zona, la vegetación.

Se intentó determinar el origen del incendio, pero al ser una zona tan amplia no pudo establecerse. Dijo que en estos casos la comunicación y el funcionamiento de los dispositivos son fundamentales para evitar estos siniestros. Luego se refirió que en la mayoría de los incendios está presente la mano del hombre, pero en estos casos, las causas naturales son la principal sospecha, sobre todo por el tipo de geografía.

Se dio lectura al acta confeccionada en aquella oportunidad, donde el funcionario señalaba que “el cambio de dirección del viento hizo que hubiera intersección entre el fuego y los hombres”, a lo que la querella que representa Carlos Saravia, le preguntó: “¿Podría ser esta intersección una causal?”, respondiendo Rodriguez: “Sí, sería una causal”.

Posteriormente señaló la diferencia de indumentaria donde existe el contacto directo con llamas y brazas, como para el caso de incendios estructurales (edificios, etc). Y como en este caso de exposición indirecta, pero atérmica.

Finalmente declaró Mario Darío Núñez, que a la fecha del hecho se desempeñaba como personal contratado de la Oficina de Recuperación de Espacios Públicos. Él llevaba la mochila de agua. Dijo que nunca hizo un curso para apagar incendios, que la mochila de agua aprendió a usarla mirando. Refirió que él hacía trabajos de desmalezamiento. Agregó que quien le ordenó que vaya a apagar incendios pese a no haber recibido capacitación previa fue su jefe, Roberto Durnelli.

Nuñez, era compañero de Vilte y Valdez, y refirió a que él estaba trabajando ese día, y que fue convocado, pero luego se quedó porque se quebró una mano.

Más de Judiciales
Fiscal penal Pablo Cabot  imputó a Juan David Benítez de 32 años por el delito de femicidio. El acusado se abstuvo de declarar.

LO DEVELÓ LA AUTOPSIA DEL CASO

El femicida de Tartagal, la asfixió y mató a piedrazos a la víctima

Según consigna el informe de la autopsia preliminar realizada a la víctima Adriana Carina Ruiz, murió por golpes de piedra y asfixia por sofocación en manos del femicida que tras cometer el violento hecho, la semi enterró en un pozo ciego donde la halló la policía.

Denunciaron violencia de género en el establecimiento educativo perteneciente a la orden de los padres agustinos.

VIOLENCIA EN UN COLEGIO AGUSTINO

Docentes piden justicia tras denunciar al cura Julian Pardo

La semana pasada se conocieron las denuncias que pesan tanto en la justicia, Juzgado de Violencia Familiar y de Género, 2º nominación, como en el Ministerio de Educación y del propio Arzobispado de Salta  en contra del representante de la orden, Julián Pardo.