Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

UNA VECINA COMPLICÓ AL ACUSADO

Escucharon la moto de Condorí el día que mataron a Cintia Fernández

En el juicio contra el ex policía Federico Condorí  por el homicidio de Cintia Fernández, una vecina afirmó que escuchó la moto del acusado, el 27 y 28 de abril, o sea el día anterior y el mismo día, que las pericias establecen que murió la víctima.

El tribunal del juicio por la muerte de Cintia Fernández. Hasta el 30 se recibirán las testimoniales y los alegatos serán el 6 de juniio.

Al término de la jornada el acusado quedó con consigna permanente a cargo de personal del Servicio Penitenciario de la Provincia hasta la finalización de la audiencia. El Tribunal de la Sala IV de Juicio fijó que la ronda de testimoniales se extenderá hasta el 30 de mayo y los alegatos se producirán el día 6 de Junio.

Cabe aclarar que Condorí  llegó libre al juicio. Además la fiscalía, a cargo de Pablo Paz, y la querella a cargo de Pedro Castiella,  pidieron que dos testigos presentados por la defensa, el ex policía Guillermo Zerpa, y su informante María Fernanda Ortiz, sean investigados por la Fiscalía de Derechos Humanos por posible falso testimonio.

En la ronda de declaraciones testimoniales también declararon peritos y otro vecino de Cintia Fernández del departamento de Parque la Vega, lugar donde fue encontrada muerta,  que conocía a Condorí del colegio. La vecina de Cintia, quien residía en el mismo block de Parque la Vega al momento del crimen señaló que conocía al imputado porque lo cruzó varias veces en el palier del edificio, cuando iba a visitar a la víctima.

Con anterioridad desde su ventana los vio juntos en el interior del departamento realizando tareas de refacción y pintura. Precisó que Condorí llegaba en una moto grande que hacía un ruido particular porque era más potente que el de las motocicletas que solían frecuentar el block.

Manifestó que lo tenía en cuenta porque su hijo le tenía miedo a ese estruendo. La testigo relató que la última vez que vio a Condorí en el edificio fue el 26 de abril de 2011 al anochecer, cuando ella arribaba al lugar junto a su hija y a su madre. Contó que el imputado le pidió que no le cerrara la puerta del palier porque él iba a entrar. Ella lo dejó pasar porque sabía que frecuentaba a Cintia.

La testigo ratificó lo dicho en su primera declaración de mayo de 2011. En ese momento afirmó haber escuchado el sonido de la moto del imputado el miércoles 27 de mayo y el jueves 28 de mayo de 2011. Este último día, alrededor de las 22. Señaló que el viernes 29 de abril comenzó a sentirse un olor nauseabundo en el edificio, que se fue intensificando con los días.

Dijo que al principio ella pensó que era olor a gas. Añadió que el 1 de mayo, en horas de la madrugada, su marido percibió un fuerte olor a sahumerio en el lugar. Por otro  lado, el ex compañero de colegio de Condorí, aseguró que cuando volvió de festejar el 1 de mayo también sintió el olor a sahumerio.

Por su parte, Héctor Rolando Barboza, licenciado en Criminalística del Cuerpo de Investigadores Fiscales (CIF), quien estuvo a cargo de la inspección del lugar del hecho y por ese entonces trabajaba en el Departamento de Criminalística de la Policía, hizo referencia, entre otros elementos, a un juego de llaves encontrado en la mesa del comedor.

También a un recipiente con ropa en remojo encontrado en la cocina, un cesto de basura con dos paquetes de cigarrillos vacíos y colillas, dos almohadones con manchas de líquido putrílago encontrados en el suelo, distanciados de la víctima; manchas oscuras en una campera encontrada también en el suelo; una franela mojada en la bañera; manchas de contacto en la parte lateral de la sábana colocada sobre el sommier donde estaba el cuerpo, y que por su ubicación no pudieron haber estado en contacto con él.

El perito remarcó que la bolsa colocada sobre la cabeza de la víctima no tenía rotura y que la cinta estaba enrollada prolijamente en el cuello. Consideró que la víctima debió estar disminuida o ubicada de una manera que le imposibilitaba usar las manos para romper la bolsa o la cinta, que era de papel.

Contó que cuando llegaron al lugar del hecho, el 3 de mayo alrededor de las 22.20, le hablaron de un supuesto suicidio, pero cuando empezó a hacer la inspección ocular constató que no había elementos compatibles con esa hipótesis.

Además, remarcó, en el lugar había objetos que habían estado en contacto con el cuerpo y que se encontraban retirados (sábanas y almohadones con manchas de líquido putrílago, rollo de cinta de papel alejado de la cama).

Advirtió que encontró manchas de sangre en la pared del pasillo del departamento. Al inicio de la audiencia, la defensa de Condorí solicitó al tribunal la incorporación de un testigo de identidad reservada, que luego se supo que se trataba del ex policía Zerpa y de María Ortiz, que podrían aportar datos relevantes al debate.

Por la tarde el testigo declaró sin la presencia de público y manifestó que durante el segundo semestre de 2013 recibió el llamado de una "informante" (Ortiz) para que concurra a su casa en Parque la Vega para contarle algo.

El testigo dijo que Ortiz le habló de una persona que vivía en el mismo barrio, que padecía adicciones, tenía antecedentes delictivos y que estaría vinculada al homicidio de Cintia Fernández. “Me mandé un moco con la chica del fondo”, dijo el testigo reservado que le confesó su informante.

Por las contradicciones y la falta de precisiones sobre fechas, serán investigados por falso testimonio.  

Más de Judiciales
El fiscal Toranzos, el juez Medina y el defensor Magio.

SUCEDIDO EN SEPTIEMBRE PASADO

El supuesto secuestro extorsivo de barrio Don Emilio vuelve a la justicia provincial

En una audiencia de competencia, celebrada el jueves pasado en el segundo piso de los tribunales federal, el juez federal 2, Miguel Medina, resolvió rechazar la decisión de la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, quien se había declarado incompetente frente a las actuaciones iniciadas por un hecho, calificado por la fiscalía penal 6, a cargo de Horacio Córdoba, como secuestro extorsivo.

La denuncia al Cura Julián Pardo fue elevada también al Arzobispado, a la Dirección General de Educación Privada y a la OVIF.

MALTRATO FÍSICO Y VERBAL

Docente acusa al cura Julián Pardo de violencia de género

La directora del nivel primario del colegio Santo Tomás de Villanueva, perteneciente a la orden de San Agustín, denunció en la Justicia, al sacerdote Julián Alberto Pardo por violencia de género, moral, económica, psicológica e institucional.

En el caso de la muerte de perros, el CIF descartó en un primer informe la presencia del veneno carbofurán en agua de red y de pozo.

APELÓ LA RESOLUCIÓN DE LIBERARLOS

El fiscal quiere detenidos a los imputados de envenenar perros

El fiscal interino de Rosario de Lerma, Gabriel Portal apeló la resolución del magistrado Diego Rodríguez Pipino de liberar a Roberto Flores y Sebastián Saravia Zenteno imputados por el envenenamiento de perros en Cerrillos.