Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

CASO CLARA CASTRO

El juicio por el crimen de la docente en barrio San Carlos se reanudará en abril

El debate había comenzado en los primeros días de marzo, pero tras la pandemia del coronavirus, se decidió la suspensión hasta mediados de abril.

La docente asesinada, Clara Castro.

El debate es presidido por la jueza de Menores N° 2, Silvia Busto Rallé, quien se encuentra entre la franja de personas vulnerables al virus debido a su edad. Hasta la decisión de suspensión, fuentes judiciales informaron que se habían recibido varias declaraciones testimoniales.

De acuerdo a lo programado, el juicio debía concluir a mediados de abril, pero ahora todo quedó paralizado.

Los familiares, amigos y vecinos de Clara Carmen Castro, la docente y contadora de 57 años asesinada en su casa de barrio San Carlos, deberán esperar un poco más para ver que se haga justicia por el horrible crimen de la profesora, quien murió a manos un adolescente.

El asesinato de Castro ocurrió el 5 de octubre de 2016, cuando el homicida tenía 16 años. Hoy, en tanto, ya tiene 19 y desde hace tres semanas enfrenta un juicio por el crimen cometido en su adolescencia, el cual él mismo confesó primero a su padre y luego a las autoridades policiales.

Castro, una profesional que residía sola en la manzana 27 del barrio San Carlos, a la vuelta de la avenida principal, tenía una rutina conocida por sus vecinos, quienes la veían salir de casa para dar clases en la Universidad Nacional de Salta, para luego regresar y quedarse en casa con su mascota, un perro que la acompaña en varias fotos que se hicieron públicas tras su deceso.

Reconocida

Castro, además de enseñar en la universidad, también impartía clases particulares y gracias a ellas muchos lograron sus diplomas como contadores y arquitectos, por lo que la noticia de su brutal asesinato generó una gran conmoción y numerosas expresiones de dolor.

Pero los más sorprendidos fueron los propios vecinos de Castro, quienes después de unos días de ver que la docente no salía de casa para dar sus clases, decidieron alertar a la policía, pues en ese mes se habían registrado algunos robos y otros episodios delictivos en el barrio.

A las 18:30, un móvil llegó a la casa de la docente. Tras inspeccionar el lugar, uno de los uniformados ingresó a la vivienda luego de trepar una tapia lateral. Enseguida, la voz de alerta anunció lo peor: “Clarita”, como la conocían, estaba muerta en su habitación.

Según el expediente, la docente tenía una bolsa de plástico en la cabeza y fue brutalmente asesinada a cuchilladas.

La escena activó el protocolo del caso, y en razón de minutos varios patrulleros llegaron a la vivienda, entre ellos un móvil del Cuerpo de Investigaciones Fiscales.

La confesión

La llegada del CIF confirmó la peor noticia para los vecinos, quienes no salían de su asombro por el cruel asesinato de la docente, mientras a la par las conjeturas sobre la modalidad, el móvil y el o los asesinos corrían de una esquina a otra.

Los policías de la División Homicidios, quienes ya habían llegado al lugar, recogían la información de los vecinos en busca de arma el rompecabezas que les permitiera esclarecer el crimen. Esa tarea, sin embargo, se abrevió más de lo esperado, cuando a la puerta de la dependencia policial del barrio, en ese entonces sólo Destacamento, apareció un vecino de la profesora.

El hombre no llegó solo. “Vengo a entregar a mi hijo por el hecho de la señora que encontraron sin vida, mi hijo tiene recuerdos vagos de haber sido él”, dijo el padre del menor, quien reconoció enseguida los problemas de conducta y adicción a bebidas alcohólicas y fármacos que tenía el joven.

“Me mandé una macana con la vecina”, agregó el joven, quien de esta manera bajó el telón de la investigación, pues prácticamente el caso se dio por esclarecido, dándose intervención al juez de Menores, Hugo Esteban Fernández, quien llevó adelante las actuaciones.

Posteriormente, el menor fue imputado y el caso prosiguió su curso, aunque nunca se conoció si el mismo prestó declaración, y mucho menos qué explicaciones brindó respecto al cruel asesinato de la profesora, hecho que ahora deberá esperar un tiempo más para ser dilucidado.

Más de Judiciales
El pago electrónico favorece el cumplimiento de la cuarentena.

EVITA DESPLAZARSE

Extienden el pago electrónico en distintos fueros de la Justicia

El Poder Judicial de Salta, en el marco de las medidas tomadas por la pandemia del coronavirus, avanzó ayer en la implementación de las ordenes de pago electrónico derivado de las resoluciones judiciales que se dicta en los distintos juzgados.