Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

INDEMNIZACIÓN FIJADA EN $250 MIL

Condenan a la provincia a pagar por la muerte de un alumno

La Estado Provincial y una docente fueron condenados por una trágica muerte de un niño que concurría a un jardín de Infantes en Iruya. Ocurrió en una escuela hace 12 años.

NDS |

La Unidad Educativa 4344 de la localidad de San Isidro, en Iruya, donde concurría el escolar que por un descuido fue encontrado muerto.

La Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial confirmó la sentencia que hizo lugar una demanda por daños y perjuicios condenando a la Provincia de Salta y a una docente, concurrentemente, a pagar 250 mil pesos en concepto de capital e intereses.

El 15 de junio de 2007 el niño YRB se encontraba en la Unidad Educativa 4344 de la localidad de San Isidro, en Iruya donde asistía al Jardín de Infantes. Había ingresado a la hora del almuerzo, perdiéndose luego su rastro hasta ser encontrado en un barranco, muerto.

Contra la sentencia que condenó a la provincia y a una docente en una proporción del 95 y el 5 por ciento, respectivamente, la provincia apeló considerando que hubo un error en la valoración de los hechos aduciendo que el niño no se encontraba al momento del hecho al cuidado de la escuela.

Los jueces María Silvina Domínguez y Marcelo Domínguez de la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial recordaron que los padres delegan el cuidado, control y vigilancia de los niños en el momentos en que los menores ingresan a los establecimientos educacionales, a  tales fines la determinación del horario escolar debe interpretarse de manera  flexible, es decir que se debe comprender los momentos previos al horario de ingreso y posteriores a la salida de la jornada escolar.

El deber de custodia, en consecuencia, se encontraba en la Unidad Educativa. El artículo 1115 del Código Civil  establece que la responsabilidad de los padres cesa cuando han sido colocados en un establecimiento de cualquier clase y se encuentra de una manera permanente bajo la vigilancia y autoridad de otra persona.

Según el acta de defunción, la muerte del niño se produjo a las 15.30, vale decir dentro del horario en el cual debía estar en la escuela. La madre del niño argumentó las deficientes condiciones de seguridad del establecimiento que facilitaron que no se advirtiera la salida del lugar.

Y advirtieron las falencias de prestación del servicio porque la docente no solo cumplía con las funciones de maestra jardinera, sino también estaba a cargo de la dirección del establecimiento y la provisión del almuerzo a los asistentes.

“Si el Estado provincial presta un servicio educativo de la forma en que lo hace a través de la Unidad Educativa Nº 4344, no solo debe contar con la seguridad edilicia necesaria para evitar que los niños se escapen o escabullan sin la debida advertencia de las autoridades educativas, sino que, además, por imperativo constitucional y legal, debe arbitrar los medios materiales y humanos suficientes para permitir mantener el debido control del alumnado durante toda la jornada laboral, la cual incluye, lógicamente, el horario durante el cual se brinda el correspondiente almuerzo”, y señalaron que esa multiplicidad de labores no puede ser asignada a una sola persona tal como lo hiciera el Estado provincial.

Más de Judiciales
Fiscal penal Pablo Cabot  imputó a Juan David Benítez de 32 años por el delito de femicidio. El acusado se abstuvo de declarar.

LO DEVELÓ LA AUTOPSIA DEL CASO

El femicida de Tartagal, la asfixió y mató a piedrazos a la víctima

Según consigna el informe de la autopsia preliminar realizada a la víctima Adriana Carina Ruiz, murió por golpes de piedra y asfixia por sofocación en manos del femicida que tras cometer el violento hecho, la semi enterró en un pozo ciego donde la halló la policía.

Denunciaron violencia de género en el establecimiento educativo perteneciente a la orden de los padres agustinos.

VIOLENCIA EN UN COLEGIO AGUSTINO

Docentes piden justicia tras denunciar al cura Julian Pardo

La semana pasada se conocieron las denuncias que pesan tanto en la justicia, Juzgado de Violencia Familiar y de Género, 2º nominación, como en el Ministerio de Educación y del propio Arzobispado de Salta  en contra del representante de la orden, Julián Pardo.