Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

DOLOROSO RELATO DE ANA FERNÁNDEZ

“Busco justicia y verdad para mi hija, no venganza”

La madre de Cintia encontrada sin vida el 3 de mayo de 2011, Ana Fernández, en el segundo día de juicio contra Federico Condorí, acusado del crimen, en su declaración testimonial pidió condena y castigo al responsable por lo ocurrido.

"Se está juzgando al posible responsable del crimen de su hija y no la vida privada de Cintia”, dijo Ana Fernández durante su declaración.

“Busco justicia y verdad para mi hija, no busco venganza. Voy a defender la vida privada de mi hija”, agregó.

Con el testimonio de Ana Fernández comenzó la etapa de recepción de pruebas testimoniales.

La mujer relató los pormenores de lo ocurrido con anterioridad y durante el 3 de mayo de 2011, cuando concurrió al departamento de Parque La Vega donde residía su hija al momento del hecho.

También aportó detalles acerca de la relación entre Cintia Fernández y Condorí. La testigo arrancó diciendo que “Nadie debe perder de vista que en el juicio se está juzgando al posible responsable del crimen de su hija y no la vida privada de Cintia”.

Contó que su hija cursó la carrera de Licenciatura en Genética en Misiones restándole aprobar una materia y la tesis.

En 2011 se vinculó con la Universidad Nacional de Salta, donde realizó trabajos de investigación ad honorem.

Aseguró que, una vez recibida tenía planeado ir a Salvador de Bahía, Brasil, para especializarse. Fernández manifestó que el último día que vio con vida a su hija fue el 26 de abril, al anochecer.

Ese día concurrió al departamento de Parque La Vega para llevarle ropa limpia y un acolchado que retiró de la lavandería. No la encontró pero ingresó al departamento con su juego de llaves.

También le dejó dinero para pagar unas cuentas y una nota. Cuando se iba la vio bajar del colectivo y la esperó. Se saludaron y charlaron un rato. Cintia venía con bolsas del supermercado.

A partir de ese momento le envió mensajes a su hija pero nunca más le contestó, lo que no le parecía raro porque en el departamento no había buena señal de celular, y además solo le contestaba cuando consideraba que el mensaje era importante.

No obstante, como pasaron varios días sin noticias de ella, decidió ir a verla. Regresó al departamento de Parque La Vega el 3 de mayo.

Fernández relató que antes de abrir la puerta del departamento, sintió un olor nauseabundo. Lo primero que pensó fue que provenía de la basura que la gente no sacaba. 

Una cruel escena

Apenas ingresó a la vivienda, el olor se tornó insoportable. El televisor estaba prendido. “Mi hija estaba en la cama, edematizada y con una bolsa atada en la cabeza con cinta. Le toqué los piecitos y salí corriendo para llamar por teléfono, porque en el departamento no había señal”, describió la testigo.

La víctima estaba en ropa interior baja y llevaba puestas medias de diferentes colores porque era su costumbre usarlas así, precisó Ana Fernández.

Desde afuera llamó a su hermano y a su cuñada y manifestó que es cierto que, en su desesperación, les dijo que Cintia se había matado.

Ana Fernández aseguró que, cuando sus familiares llegaron, su hermano no ingresó al departamento y su cuñada quiso tocar a Cintia, pero ella le advirtió que no lo hiciera. Precisó que solo apagó el televisor y abrió la ventana, por el olor.

Dijo no recordar bien si su cuñada tropezó con algunas sábanas que había en el suelo. La testigo indicó que cuando llegó la policía ella estaba sentada en una silla, afuera del departamento.

Desde allí llamó a Condorí para contarle lo que había sucedido porque sabía que su hija mantenía una relación con él. Fernández añadió que el imputado le respondió: “Uh, qué macana” y la llamada se cortó.

Momentos después, el acusado se presentó en el lugar del hecho y quiso ingresar al departamento aduciendo que la víctima era su novia, pero el oficial que custodiaba la puerta le dijo que se fuera, que no tenía nada que hacer ahí porque ya no pertenecía a la Brigada de Investigaciones.

Condorí atinó a tocarle las rodillas a Fernández y a decirle “Vos sabías que esto iba a pasar”. Acerca de la relación de su hija con el imputado, Ana Fernández señaló que observaba en él una actitud obsesiva, controladora.

Comentó que desde que Condorí comenzó a llegar a su casa, como amigo de Cintia, ella se distanció un poco de sus amistades. La testigo indicó que Condorí se ofreció a ayudarlas a pintar el departamento de Parque La Vega. Para facilitarle la tarea, ella le prestó su juego de llaves las que devolvió luego de cuatro o cinco días.

La joven falleció por asfixia por sofocación. El informe médico estableció que la víctima presentaba traumatismo de cráneo con hemorragia intracreaneana.

Además presentaba otras lesiones compatibles con golpes. Las pericias determinaron que Cintia Fernández habría fallecido el 28 de abril de 2011.

Más de Judiciales
La flor de la abundancia" es un mecanismo que invita a víctimas a colocar su dinero con promesas de retribuirle intereses exorbitantes.

RECOMENDACIONES DE LA PROCELAC

Alertan sobre las estafas con la “Flor de la abundancia”

A raíz de las denuncias que circularon en las redes sociales y portales sobre el resurgimiento de la estafa piramidal llamada “flor de la Abundancia”, reiteran recomendaciones y recaudos elaborados en 2016 para evitar ser una víctima de fraude.

Venden lotes por la quiebra de la Cooperativa de Viviendas, Créditos, Consumo de Empleados y Obreros Municipales de Salta.

EN BARRIO SAN NICOLÁS

Venden tres lotes por la quiebra de una cooperativa

El juez de Concursos y Quiebras de Primera Nominación Pablo Muiños dispuso la venta de tres lotes de propiedad de la Cooperativa de Viviendas, Créditos, Consumo de Empleados y Obreros Municipales de Salta, cuya quiebra se tramita en dicho Tribunal.