Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]
Elecciones PASO 2019

PIDE RESPONSABILIDAD A LOS K

Macri enfrenta una crisis interna y cuatro meses complejos

Ahora el presidente Mauricio Macri enfrenta su peor crisis política interna y no descarta un cambio de gabinete. Tras admitir la derrota, el presidente protagonizó un cónclave en Costa Salguero con sus ministros y socios políticos, que continuará hoy en la Casa Rosada.

Macri y Vidal las caras de la derrota. Tras el aplastantes resultado enfrenta desde hoy lunes el costo de no haber llevado adelante el cambio.

El Presidente, que enfrenta ahora un escenario muy complejo para gobernar, apeló varias veces a "la responsabilidad de todos" e interpeló para hacer frente a la nueva coyuntura "especialmente aquellos que han recibido más apoyo en los votos".

Pasadas las 23 de anoche, el Gobierno llamó a una reunión improvisada a funcionarios y colaboradores de campaña, dentro del búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero, cuando todos ya se aprestaban a retirarse a sus casas, con el ánimo aplastado por los resultados. Algunos ministros lloraron en las últimas horas. En la Casa Rosada negaron anoche cambios de gabinete.

Mauricio Macri enfrenta hoy lunes 12 de agosto con una brutal derrota electoral, el peronismo triunfante rumbo a la Casa Rosada, su gabinete de ministros meditando acerca de una renuncia colectiva y los mercados agazapados a la espera de proteger sus inversiones tras un inesperado resultado electoral que transformó al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, en el político más poderoso de la Argentina. 

"Mañana creo que todos tenemos que ser responsables de explicar qué es lo que queremos hacer. Que no se dañe una economía como la nuestra que está empezando a recuperarse lentamente", dijo Macri anoche en una conferencia de prensa. A su lado se sentó la gobernadora María Eugenia Vidal, que no ayer habló públicamente. El candidato a gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof, superaba los 49 puntos a la medianoche.

Frente a los micrófonos y con el rostro entumecido estaban también el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el candidato a vicepresidente, Miguel Pichetto; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y su segundo, Diego Santilli.

En el VIP de Costa Salguero, que estaba despojado de globos amarillos y música estridente, Marcos Peña, Miguel Ángel Pichetto, Rogelio Frigerio, Patricia Bullrich, Guillermo Dietrich, Nicolás Dujovne, Gerardo Morales, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal rodearon al presidente, que estaba devastado por un resultado que no calculó ninguna encuesta o algoritmo oficial: 47,37% a favor de Fernández-Fernández de Kirchner contra un 32,23% que sumó la fórmula Macri-Pichetto.

La reunión espontánea sirvió para esbozar la estrategia que ejecutará Macri y junto con su gabinete frente a las 24 horas más complicadas que deberá enfrentar la administración de Cambiemos desde que llegó al poder en diciembre de 2015. 

El presidente, sus ministros y sus socios políticos lidiarán con una jornada que estará signada por los mercados globales y el dólar en la Argentina, un gobierno débil como consecuencia del resultado de las PASO y un peronismo que ya olfatea su probable regreso a Balcarce 50. 

Más de El País
La sesión en la Cámara de Diputados y a la vez en la Cámara de Senadores nacionales, está programada para hoy a las 16.

SESIONAN HOY A PARTIR DE LAS 16

Diputados y Senadores tratan el repudio al Golpe de Estado a Evo

La interrupción del Gobierno del presidente Evo Morales en Bolivia se tratará hoy desde las 16, en la Cámara de Diputados y a la vez también en el Cámara de Senadores. Sobre tablas se decidirá el repudio al Golpe de Estado, luego de la negativa del Gobierno de pronunciarse.

"Jorge Faurie es un hecho desgraciado de la historia de la diplomacia argentina", dijo ayer el presidente electo Alberto Fernández.

FERNÁNDEZ CRUZÓ A FAURIE

El Gobierno de Argentina se niega a llamar golpe de Estado

El canciller, Jorge Faurie, se ocupó ayer de reiterar la posición de su Gobierno de que no es un golpe de Estado lo de Bolivia. Así se alineó con la postura de varios países de la región y del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En tanto, los aliados radicales repudiaron y se pronunciaron contra la interrupción del orden democrático.