Este sitio utiliza cookies. Si sigues navegando por este sitio, aceptas el uso de las mismas. [ Acepto ] [ Política de cookies ]

DURO DIAGNÓSTICO DE LA DEUDA EXTERNA

El ministro Martín Guzmán dejó claro que "el FMI es responsable"

El ministro de Economía, Martín Guzmán trazó un duro en el diagnóstico sobre la deuda con el FMI. En su exposición durante poco más de una hora ante un foro compuesto por diputados y empresarios invitados, advirtió que "Argentina no permitirá que haya condicionalidades al programa económico".

Martín Guzmán planteó una meta con compromisos que se puedan cumplir "si queremos ponerle fin a los ciclos de endeudamiento recurrente".

Guzmán luego de detallar tres escenarios posibles y dejar en claro que en el mejor de los casos el equilibrio fiscal se alcanzará en 2022 y que recién una año más tarde Argentina podría mostrar superavit. Aseguró que todas "las medidas están pensadas y forman parte de un plan y que no aceptará ninguna negociación que no dé como resultado una posibilidad cierta de sostenibilidad de los compromisos.

"Nosotros no vamos a permitir que fondos de inversión extranjeros marquen la pauta de la política macroeconómica", enfatizó el ministro en el medio de su ajustada exposición y reiteró con firmeza: "Lo que hacemos lo hacemos porque nosotros queremos. Nosotros tenemos el control. Argentina no permite que haya condicionalidades al programa económico. No tengan duda de que este equipo de gobierno defenderá los intereses del pueblo argentino".

Más allá del diagnóstico el ministro también señaló responsables. "Esta es una crisis en la que todas las partes tienen responsabilidad: Argentina; los bonistas --que decidieron apostar cubriéndose de riesgo y cobrando tasas altas por si la cuestión iba mal--; y el FMI, que realizó el préstamo más grande de su historia, que no se utilizó en absoluto para aumentar la capacidad productiva del país, por el contrario, se utilizó para pagar deuda en una situación insostenible, y para financiar la salida de capitales”. El FMI es responsable", subrayó.

Su exposición se dio con presencia de la oposición y de importantes referentes sociales, gremiales y empresariales. Guzmán ante todos ellos sostuvo que “hay una voluntad firme de pagar la deuda, pero el problema es que no hay capacidad para hacerlo”, y adelantó que la propuesta que realizará a los acreedores en las próximas semanas “no será amigable ni agresiva, sino sostenible”.

En la descripción de la “profunda crisis económica y social” que atraviesa el país, Guzmán cumplió con el pedido de Juntos por el Cambio. Evitó las chicanas y no mencionó a ninguno de los funcionarios del gobierno que encabezó Mauricio Macri

El ministro repasó los números de pobreza, desocupación e inflación y enfatizó el crecimiento de la deuda en dólares. También embistió contra el modelo monetarista y de metas de inflación incumplida. En base a ese detalle justificó el cambio de modelo.

Además, marcó algunos de los objetivos macroeconómicos del gobierno de Alberto Fernández y consideró “factible” alcanzar el equilibrio fiscal en 2023, a la vez que sostuvo que “para poder pagar la deuda, Argentina tiene que crecer, y para poder crecer se tiene que quitar de encima el peso de una deuda que asfixia”.

“El país padece una carga de deuda insostenible, que de no resolverse profundizaría el descalabro macroeconómico y el desarrollo que el país venía experimentando”, advirtió Guzmán ante más de 130 diputados presentes, de espaldas al estrado principal, desde donde Sergio Massa condujo la sesión.

El ministro sostuvo que hay que resolver el problema de la deuda “de la forma más ordenada posible”, y así “sentar un ejemplo a nivel mundial”. “Lo primero es alcanzar una solución sostenible: que el resultado que se alcance en la reestructuración le permita a la Argentina crecer y sostener en el tiempo ese crecimiento”, explicó.

Por eso, aclaró que la propuesta que realizará a los tenedores de deuda tendrá que ser “sostenible” porque “se ha venido pagando deuda con reservas, pero eso no puede durar mucho tiempo porque se acaba”.

En otro orden, observó que “no es realista ni sostenible” pensar en una reducción del déficit fiscal este año, pero sí consideró “factible” alcanzar el equilibrio fiscal en 2023, y “converger unos años después a un superávit fiscal primario de entre 0,6% y 0,8% del Producto”.

“Se han hecho promesas rimbombantes y se han tomado compromisos que no se pueden cumplir. Si queremos ponerle fin a los ciclos de endeudamiento recurrentes, tenemos que plantear compromisos que sí se puedan cumplir”, subrayó el responsable de la cartera económica.

Y agregó: “Está claro que con estos números va a haber frustración por parte de los bonistas, pero nos tenemos que sentar todos sobre la base de responsabilidad, sobre la base una cuota de realismo, para evitar que sea una pérdida para todas las partes”.

Para Guzmán, “la misión no es solo resolver una crisis de deuda de forma aislada, sino sentar las condiciones para un proceso de desarrollo sustentable, en el cual Argentina se ponga de pie y crezca en el tiempo”. Hacia el final, luego de las preguntas de la oposición, aseguró: “Nosotros tenemos el control de la situación”, aseguró. 

El FMI audita las cuentas públicas

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) -la primera bajo la presidencia de Alberto Fernández-, que encabeza Luis Cubeddu, el encargado del caso argentino, arribó a la Ciudad ayer miércoles y empezó su actividad para auditar las cuentas públicas y mantener reuniones con funcionarios de cara a la renegociación de la deuda de u$s44.000 millones que el país mantiene con el organismo.

La delegación del FMI está presidida por Julie Kozack, directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del FMI; y Luis Cubeddu, jefe de la misión del FMI para Argentina, y permanecerá en el país hasta el miércoles de la semana próxima, "para continuar el diálogo en curso sobre el programa económico del gobierno argentino y las perspectivas económicas", afirmó un vocero del FMI consultado por Télam.

Más de El País
Alberto Fernández analiza extender la cuarentena como lo sugieren las provincias gobernadores y expertos en epidemiología.

CONFIRMÓ QUE SIGUE HASTA DESPUÉS DE PASCUA

Fernández no descarta que la cuarentena continúe hasta el 3 de mayo

Alberto Fernández analiza cómo seguirá la cuarentena obligatoria, pero no descarta que continúe hasta el domingo 3 de mayo. Teme que la suspensión anticipada pueda causar una catástrofe idéntica a la tragedia mortal de España, Italia, Francia y New York. Y no quiere correr riesgos.

Solo el 12% de los casos registrados con coronavirus son de circulación. No se contabilizaron nuevos casos en 14 provincias.

SON 1.795 INFECTADOS Y 65 MUERTOS

Dos nuevas muertes y se suman 80 casos en Argentina

Cinco personas murieron y 80 fueron diagnosticadas en las últimas 24 horas con coronavirus en la Argentina, con lo que ascienden a 65 las víctimas fatales y a 1.795 los infectados desde el inicio de la pandemia, informó anoche el Ministerio de Salud de la Nación en su reporte vespertino.

El presidente Alberto Fernández en la reunión mediante videoconferencia con los 23 gobernadores y el jefe de gobierno porteño.

CUARENTENA HASTA DESPUÉS DE SEMANA SANTA

Gobernadores apoyan extender y flexibilizar el aislamiento hasta el 23

El presidente Alberto Fernández obtuvo el respaldo de los 23 gobernadores y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para extender el aislamiento por el coronavirus y flexibilizar "de a poco" algunas actividades pasada la Semana Santa y hasta el 23 de abril.