José Acho
Periodista NDS

SE PAGARÁ ENTRADA EN LOS CONCIERTOS

Cómo será la temporada 2018 para la cultura

¿Qué hace que el público vaya al Teatro Provincial a escuchar los conciertos de la Sinfónica? ¿La gratuidad de todas sus galas musicales? ¿Su excelencia? ¿Un buen director? ¿El programa? ¿Una combinación de cada una? Los sabremos a lo largo de la temporada cultural 2018 que ya arrancó con el concierto del jueves 1 de marzo. Ahora veamos cómo sigue.

Por José Acho para NDS |

Un emotivo y excelente debut oficial tuvo el maestro Noam Zur al frente de la Orquesta Sinfónica de Salta.

Quizás la respuesta puede estar en que llegó el fin de la gratuidad total de los elencos estables. Este año, el dato exclusivo de Nuevo Diario, es que la mitad de los conciertos y presentaciones conjuntas con el Ballet clásico o folclórico de la provincia tendrán un costo en las entradas.

En el caso de la Orquesta Sinfónica de Salta (OSS) ya se diseñó un nuevo programa para esta temporada.  Una que será llamada Temporada Regular  seguirá siendo con entrada gratuita y la otra Temporada Extraordinaria, que costará entre $100 y $150, según los conciertos.

Hoy la OSS tiene su público y una probada excelencia. Por eso, a lo largo de la temporada sabremos si el cobro de la entrada tendrá un efecto en la concurrencia. Sabemos que desde hace unos años la actividad cultural viene acotada a los recortes presupuestarios que afectó notablemente el funcionamiento de los elencos estables.

La medida adoptada no hará que este año funcione mejor, sino para más o menos marche el público también tendrá que meter su mano al bolsillo. Y era previsible algo había que hacer. El año pasado los elencos estables brillaron por su ausencia porque hicieron ni la mitad de lo programado para la temporada.

Su falta de calidad y funcionamiento fue disimulado con los retrasos de concursos, conflictos y renuncias de los directores de los elencos estables. Su puesta en marcha, como hace algunos años, con giras y grandes puestas en escenas, cuesta a la Provincia una verdadera fortuna.

Con las inundaciones, las urgencias ante las apremiantes necesidades que generan la crisis, con ajustes en Salta y el país, sabemos que la cultura es importante pero también fue y será una variable de recorte. Hoy el Estado ya no puede costear todo.

De hecho, el principal indicio de que tocó fondo presupuestario fue la falta de creatividad en el manejo cultural que entró en un proceso de inercia en los últimos años, lo que también motivó cambios como “para mover un poco el avispero”. Una fue la salida del abogado Mariano Ovejero,  y un Ministerio que ya no es solo de Cultura; sino ahora es tripartito: Turismo, Cultura y Deportes.

Si bien la llegada del nuevo ministro Juan Manuel Lavallen venía a significar un poco de movilización cultural; fuentes allegadas al Ministerio dijeron que “solo fue maquillaje porque no hay fondos con qué movilizar nada” o que el presupuesto apenas alcanza (es decir mucho) para poner en marcha la pesada y costosa maquinaria de los cinco elencos estables y el paquidérmico Instituto de Música y Danza (IMD) con funcionarios de altos sueldos.

Si bien el debut oficial del nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica de Salta el israelí Noam Zur marcó en marzo el inicio de la temporada, fue como que pensemos que una golondrina hace al verano. Y  su argumento se explica siguiendo el hilo de este texto.

El primer concierto fue emotivo y con un programa contundente. Al inicio habló solo el nuevo director, se reconoció a homenajeó a Marcelo “Pajarito” Sutti,  uno de los miembros fundadores de la agrupación por su despedida como nuevo jubilado y el feliz retorno de Iva Jovanovic, música y violinista que en abril sufrió un grave accidente automovilístico en Guemes.

Jorge Lhez en su cargo de Director Artístico del IMD, estuvo pero no participó del acto de lanzamiento. Pero la novedad más importante de este año, aun no fue informada a la prensa por el nuevo Ministro y hasta hoy es un dato exclusivo de Nuevo Diario:

Se pondrá en práctica desde el concierto del jueves 15 de marzo. Se trata del cambio de la modalidad del cobro de $100 y $150 de la mitad de las funciones del año de los elencos estables. Como adelanto sabemos que esa función costará $100. Las razones de que todo aumente o todo suba, la saben todos.

También se sabe que la decisión del cobro de las entradas viene bien de arriba del Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes. En algún punto es previsible que la cultura sea fusible de los ajustes presupuestarios internos y externos, porque la Provincia adhirió al “reordenamiento de cuentas públicas”, achique, ajuste, compromiso con el pacto fiscal, o como se quiera llamarlo.

Partiendo de esta base, el dato importante es que Cultura este año tiene el presupuesto más acotado de las últimas dos décadas, o como se dice en criollo en sus arcas hoy “no hay un mango” para hacer nada, sino a duras penas para sostener lo que está hecho.

El tema del cobro en la entrada sabemos que se discutió internamente porque es considerado un monto alto, pero donde manda capitán, no manda marinero. La orden desde finanzas bajó así de bien arriba, es decir que la media es ya un hecho, y no será la primera vez.

Se impuso un cobro como una experiencia piloto durante una temporada con Felipe Izcaray.  Pero era un costo simbólico $1 o $2. Luego de varias discusiones sobre los objetivos se volvió a la gratuidad total. Dado este antecedente, la contrapropuesta era que se cobre el equivalente simbólico de un dólar ($20) o dos; quizás hasta $50, pero no más que eso.

Lo cierto que el tema del cobro generará más controversia entre la gente y los actores culturales. La certeza de muchos es que con esta modalidad, de aquí a un tiempo la Orquesta se acotará a un público más elitista. Que era precisamente lo que nunca se quiso.

Siempre se apuntó como objetivo que la llegada al público sea igualitaria, inclusiva.  Ya que es costoso para los salteños tener una orquesta de este nivel, que pagamos todos, sea para todos. Más transversal, popular, heterogénea. Con este costo muchos consideran finalmente se pagará un precio muy alto. La agrupación volverá a su antiguo podio de ser solo para una elite.

Hay otros ítems para recortar o para ahorrar fondos pero nunca se quiere. “Eso no se toca” dicen siempre. “Con presupuesto todos somos “Gardel en Cultura”, se escucha también hoy por los pasillos de Caseros 460. Hay que saber administrar cultura en esta dura etapa y eso es lo que está por verse.

En medio de tanta escasez se tiene que gestionar con mucha más creatividad y con técnicos manejando la cultura oficial, como muchos actores culturales saben “la creatividad escasea”.

Es así que funciona bien la inercia cada fin de año. Se promociona que “La Cultura no duerme”. Cuando sabemos que desde mitad de diciembre hasta marzo o abril “se duerme” y uno se sabe que resulta es una frase vacía por la inactividad de casi tres meses.

Hasta hoy solo escuchamos un primer concierto y de uno solo de los cinco elencos estables. Su pesada maquinaria cultural arranca como un tren a vapor. Recién empieza a moverse por su vía y cuando tome algo de velocidad será abril.

Se suele decir que después de Semana Santa, está ahí Navidad... ¿Será que el tiempo pasa cada vez más rápido?

  • José Acho
  • eldiariochiquito@gmail.com
Más de Opiniones
Una elegía para el periodista Luciano Jaime.

Periodismo vs. antiperiodismo

“Estaba completamente despeinado y sus lacios cabellos negros evidenciaban que de allí había sido tomado varias veces por sus captores. Morocho, fornido, de 1,70 a 1,72 de altura, el occiso tenía fracturado un brazo. No tenía ropa interior y vestía un viejo pullover color azul oscuro y un gastado y sucio pantalón vaquero azul…”

Mauricio Macri, presidente de los argentinos, buscando respaldos internacionales.

EL CAPITALISMO ESPECULADOR

¿Macri me defraudó?

Bajo esta perspectiva de país no existe justificativo alguno cuando en la actualidad nos encontramos con esos desorientados votantes del actual oficialismo gobernante, afirmando: “Macri me defraudó” ¿Macri los defraudó?

Un documental pretende difundir la misma versión de la historia que la que sostuvieron los militares golpistas de 1976.

UNA CÍNICA EXCULPACIÓN

Video terrorismo

Uno de los últimos hombres que opina en la pantalla se mofa de los jóvenes argentinos que todavía hablan de conquistas sociales, y señala como modelos a los de otros países que, en cambio, piensan en la robótica. Algo tiene de cierto: los robots no protestan, se limitan a funcionar.