Nicolás Escandar
Columnista invitado

DEFICIECIAS PENITENCIARIAS

Menos garantías mas seguridad: una falsa antinomia

Nicolás Escandar, abogado especialista en derecho penal, analiza la situación sobre el trágico hecho ocurrido en la penitenciaría de Villa Las Rosas.

Por Nicolás Escandar para NDS |

El problema fue el deficiente desarrollo y control por parte del servicio penitenciario de la visita intima.

Una joven de 18 años fue asesinada mientras realizaba una visita íntima a una persona detenida en el penal salteño de villa Las Rosas. Un hecho trágico que reabre el debate acerca de los derechos y garantías de las personas privadas de libertad. La primera reacción -el horror, generalmente, nos aturde- es pedir la eliminación de las visitas íntimas y de otras herramientas que la ley 24.660 (ley de ejecución de la pena privativa de libertad) prevé para alcanzar el fin que se propone: resocializar en la medida de lo posible a quien ha delinquido.

Alberto Binder, quizás el pensador más lúcido en cuestiones penales y de política criminal de esta última década, nos enseña que existe una tension constante entre las garantias y la necesidad de politica criminal y carcelaria eficiente y es necesario discutir sobre esto y tratar de lograr algunos equilibrios, siempre precarios. A su vez, nos previene ante las falsas antinomias. Dice que éstas se dan cuando el Estado, a través de sus agentes, toma decisiones que implican un alto costo para los ciudadanos e intenta justificar estas decisiones -en general producto de la inoperancia o de errores- en la necesidad de respetar las garantías del acusado o penado.

En este terrible femicidio, el problema no fueron las visitas íntimas, el problema fue que la víctima ingreso a donde no debía ingresar y que el homicida estaba armado con una “punta” que nunca debió tener en su poder -es inconcebible que el siglo XXI un penal no cuente con escaneres o detectores de metales-. Como se ve, el problema no fue el derecho o “privilegio” o garantía del preso, el problema fue el deficiente desarrollo y control por parte del servicio penitenciario de la visita intima. Por ello debemos tener cuidado de no caer en una falsa antinomia que nos lleve a tomar una decisión equivocada. No fue el ejercicio del derecho o de la garantía lo que posibilitó la tragedia, fue, repito, el escaso contralor de los agentes estatales.

Las tragedias como ésta sirven para mejorar los controles y alertas, no deben usarse para sacrificar derechos y garantías que, al fin y al cabo, sólo buscan que la sociedad reduzca sus niveles de violencia. Esto no implica que los derechos y garantías no puedan ser redefinidos luego de un debate democrático, ya que una política criminal y carcelaria mínimalista pero eficiente es una herramienta legítima de los estados modernos. Es una falsa antinomia pretender sacrificar la libertad en aras de mayor seguridad, sobre todo cuando las tragedias son producto de errores o de la falta de un control adecuado y no de la vigencia de los derechos y garantías de los ciudadanos.

Nicolás Escandar

Abogado especialista en derecho penal

Universidad Nacional del Litoral

Correo: escandarnicolas@hotmail.com

Más de Opiniones
Hechos culturales en Salta con sabor a poco y que no tienen la magnitud que la enorme figura del Cuchi merece.

ESCENA CULTURAL

Una deuda cultural interna con el "Cuchi" en Salta

Los homenajes a la obra del Cuchi Leguizamón siempre serán pocos; en Salta sucede que tampoco tienen magnitud. Se nota mucho desde el ámbito oficial de la Cultura. A pesar transitamos el año del centenario de su nacimiento, nada relevante se gestó como para saldar esta deuda que ya resuena entre los actores culturales de nuestro medio.

Los miles de ciudadanos que votaron confirmaron que la democracia se construye de a pie, no con derroches propagandísticos que pagamos todos.

MIRADOR DEL DÍA

Mi candidatura y la libreta de almacenero

“Nadie rebaje a lágrima o reproche…”, la difusión de estas anotaciones en mi libreta de almacenero. Ella tiene insignificantes detalles de los costos de mi reciente campaña electoral. Nadie eleve a categoría de análisis político estos simples apuntes de minúsculas cifras.

Lila Downs arrancó suspiros como gran artista y fue aplaudida de pie por segunda vez en el escenario del Teatro Provincial de Salta.

ESCENA CULTURAL

Voz e identidad, pero ella es cautivante

Lila Downs volvió a Salta una noche de sábado y no solo vino a cantarnos sino también a cautivarnos. Definitivamente, al menos a todos los que fuimos su concierto en el Teatro Provincial. De principio a fin, para algunos ella estaba sola en el escenario, el resto era el decorado perfecto.