MUERTE EN BELGRANO AL 1500

Testigos comprometen la situación del principal sospechoso de la muerte de un sereno

Ayer declararon dos obreros que ubicaron a Alejandro Hoyos Serrudo, en el lugar en donde murió el sereno Juan Martínez el año pasado. Se espera que hoy declaren amigos de su cómplice y quien compró un celular robado en el mercado San Miguel.

Hoy declaran amigos de Pose.

El fiscal penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ramiro Ramos Ossorio, explicó que durante la jornada de ayer prestaron declaración ante el juez Bernardo Ruiz de la Sala II del Tribunal de Juicio, dos albañiles que trabajan en la obra de Belgrano al 1500 al momento de los hechos. Ambos coincidieron en que Hoyos Serrudo se encontraba en el segundo piso del edificio el día del crimen por la tarde, pese a que había sido despedido días antes y que ya había retirado sus pertenencias, dichos que comprometen aún más la situación del imputado.

 También declaró un efectivo policial de la División Homicidios que investigaba el brutal homicidio y que siguiendo una línea investigativa, llegó al principal acusado y lo entrevistó. Relató que Hoyos inicialmente le dijo que estuvo trabajando como seguridad en un local nocturno y que luego, tras incurrir en algunas inconsistencias no pudo explicar su actividad de aquella tarde noche, lo cual llevó a su detención.

 Para la cuarta jornada de la audiencia se espera recibir el testimonio de amigos del imputado por encubrimiento, Posee, y de la persona que de buena fe, compró en un local comercial del mercado San Miguel, el celular robado a Martínez y cuyo rastreo fue fundamental para la investigación.

Más de Judiciales
En el recurso, la defensa puso énfasis en el mal estado de la ruta y la velocidad que llevaban los colectivos de Gendarmería.

OCURRIDO EN LA RUTA 9

Piden revocar el procesamiento por la muerte de 43 gendarmes

Las defensas del comandante Juan Carlos German y el suboficial mayor Ricardo Villasanti pidieron que se revoque el procesamiento por estrago doloso que dictó el juez federal Julio Bavio, por el vuelco del colectivo que costó la vida de 43 gendarmes, el 14 de diciembre de 2015 en la ruta nacional 9, cerca de Rosario de la Frontera.