EN JUICIOS DE LESA HUMANIDAD

Sobreseen a Ulloa en una causa por falso testimonio

El ex gobernador de facto Roberto Augusto Ulloa fue sobreseído por la Sala III de la Cámara Nacional de Casación Penal del delito de falso testimonio por el que había sido acusado y procesado en primera instancia por haber mentido cuando declaró como testigo en juicios de lesa humanidad realizados en esta provincia.

NDS |

Roberto Augusto Ulloa se mostró desmemoriado. No incurrió en falso testimonio porque no mintió, sino que dijo no recordar los acontecimientos.

La decisión de Casación en el expediente 24000339/13, es de noviembre pasado, pero fue notificada recientemente. La causa llegó a Casación por una presentación del fiscal federal Eduardo Villalba. 

El militar que luego fue gobernador constitucional de Salta estaba acusado de la comisión de falso testimonio, al dar testimonio ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Salta en los juicios por el secuestro y desaparición del escribano Aldo Melitón Bustos, el 2 de febrero de 1978, en Tartagal, y el secuestro y desaparición del arquitecto Ramón Gerardo “Chicho” Gallardo, el 5 de agosto de 1976 en Salta Capital, y fue procesado en primera instancia.

En segunda instancia la Cámara Federal de Apelaciones de Salta lo sobreseyó. El fiscal apeló y la causa llegó a Casación. 

El fiscal destacó las contradicciones en las que incurrió Ulloa en sus declaraciones: sostener que desconocía los hechos referidos a Bustos y Gallardo; asimismo, la negativa a reconocer que durante su gobierno de facto se cometieron hechos de terrorismo de Estado y haber sostenido en la causa Bustos que las policías provinciales estaban a disposición del Ejército en lo atinente a la lucha contra la subversión y en la causa Gallardo dijo lo contrario, que la policía de Salta tenía independencia del Ejército. 

Ulloa declaró el 14 de diciembre de 2009 en el juicio por Bustos, a quien su gobierno de facto cesanteó, el 1 de septiembre de 1977, de su cargo de profesor de historia del Colegio Alejandro Awad, en Tartagal, y el 14 de noviembre de ese mismo año le negó la titularidad del registro notarial Nº 32, de esa misma ciudad, basándose en sus antecedentes ideológicos.

Fue la primera vez que en la provincia se le negaba un registro a un escribano que había estado previamente adscripto a ese registro y cuya titularidad había quedado vacante. Ulloa dijo que no recordaba todo esto, y que en esa época ni siquiera leía los diarios. 

En el juicio por la desaparición de Gallardo, en la que declaró el 28 de agosto de 2012, el marino también se mostró desmemoriado, y ni siquiera pudo recordar haberse reunido con la mujer del arquitecto, la reconocida dirigente de derechos humanos Coca Gallardo, que en ese mismo proceso ratificó el encuentro con el entonces gobernador de facto. “El problema de los desaparecidos apareció públicamente después de terminado el gobierno”, insistió. 

Para la Cámara de Apelaciones de Salta, en un fallo que dictó en septiembre de 2016, el capitán de navío Roberto Augusto Ulloa, Gobernador de facto de Salta, no incurrió en falso testimonio porque no mintió, sino que dijo no recordar los acontecimientos. Las razones de la Sala III de Casación no se conocieron, pero confirman esta posición.

Más de Judiciales
Pablo Farah, es el juez que lleva adelante el juicio en contra de Luis Girón de la iglesia ortodoxa San Jorge.

IGLESIA ORTODOXA SAN JORGE

Nueve testigos declaran en un juicio de abuso sexual

Nueve testigos fueron citados a declarar en el juicio que se inició ayer por el supuesto abuso sexual ocurrido en la iglesia ortodoxa, en abril del 2016, en tiempos de Domingo de Ramos.

El juicio se inició en noviembre del 2015 y en abril 2016 se escuchó la sentencia. José A. Solá Torino y a su izquierda Miguel Farfán, prófugo.

PURGARÁ SEIS AÑOS DE CÁRCEL

Casación confirmó la condena al ex juez federal Solá Torino

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó por unanimidad los recursos presentados por la defensa del ex juez federal José Antonio Solá Torino, Solá Torino con ese fallo quedó a un paso del cumplimiento efectivo de la condena de seis años de prisión. Solo debe quedar firme.