PRIMO DE UN FISCAL DETENIDO

Se entregó el agresor del abogado de Luis Pablo Ibáñez

La Fiscalía Penal 1 de Metán, a cargo de Sergio Castellanos, confirmó ayer la detención de Carlos Ferro Podestá, quien era buscado desde el jueves pasado luego de que golpeara al abogado Luis Pablo Ibáñez, después que éste denunciara públicamente la existencia de una organización dentro de la Fiscalía de Joaquín V. González. 

El abogado agredido Pablo Ibáñez, amplió su denuncia en la Ciudad Judicial.

El Ministerio Público destacó que la detención de Ferro Podestá, que es primo del fiscal penal de Joaquín V. González, Gonzalo Gómez Amado, “había sido solicitada de inmediato” por Castellanos, quien hoy llevará adelante la audiencia de imputación penal del caso.

La Fiscalía informó que Ferro Podestá se presentó en el Juzgado de Garantías de turno de González, ayer por la tarde. Tras los controles de rutina, el ahora detenido fue trasladado a la Alcaidía Judicial de Metán, donde hoy el fiscal llevará a cabo la audiencia de imputación.

El fiscal Castellanos destacó que ya se sumaron varias pruebas en el marco de la denuncia de Ibáñez, entre ellas el informe del médico legal de la Policía,  fotografías del ataque y declaraciones de testigos de la agresión. Desde que denunció este hecho, Ibáñez y su familia cuentan con custodia policial. 

El Ministerio Público informó que hoy el fiscal realizará también otras diligencias “tendientes a llegar al esclarecimiento del ataque denunciado por el abogado Ibáñez”.

Más de Judiciales
La droga encontrada al narcopolicía en un móvil de 911, tenía como destino los puertos de Chile.

TRAFICO DE DROGAS

Condenaron a 10 años de prisión a un narcopolicía

El Tribunal Oral Federal de la Sala II condenó al ex cabo de policía Ángel Urzagaste a 10 años de prisión al haber sido encontrado responsable del tráfico de estupefacientes agravado por su función.

Poca incidencia para la causa tuvieron los testimonios en la audiencia de ayer del juicio contra Raúl Reynoso.

SIGUE EL PRÓXIMO LUNES

Desfilan testigos irrelevantes en el Juicio a Reynoso

Mientras los abogados que testificaron ayer, se siguen preguntando, cuál fue el sentido de su testimonio, las audiencias mantienen el tono de “juro, me siento y me voy”, sin entender, en muchos casos, la importancia para la causa de sus declaraciones.